Sentencia

Dos años y medio de cárcel al acusado de allanar dos viviendas y herir a cuatro policías

  • El caso iba a ser enjuiciado por un jurado popular, pero las partes han llegado a un acuerdo de conformidad

Audiencia Provincial de Sevilla Audiencia Provincial de Sevilla

Audiencia Provincial de Sevilla / Juan Carlos Vázquez

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a dos años y medio de cárcel a un hombre que robó en dos viviendas en la capital hispalense y lesionó a cuatro agentes de la Policía Nacional cuando trataba de huir de ellos tras darle el alto policial. El acusado también hirió a una mujer que vivía en uno de los pisos allanados. Los hechos ocurrieron el 2 de agosto de 2019.Estos hechos iban a ser enjuiciado por un jurado popular, pero la vista oral no se celebrará finalmente tras el acuerdo de conformidad alcanzado entre las acusaciones, la defensa y el propio investigado. De este modo, según informa la oficina de comunicación del TSJA,  ha sido condenado a un año de prisión por un delito de atentado con la atenuante analógica de alteración psíquica y la agravante de reincidencia, ya que, con anterioridad, había sido condenado por sentencia firme en dos ocasiones por delitos de lesiones y atentado.

Asimismo, la Audiencia impone el acusado un año de cárcel y el pago de una multa de 540 euros por un delito de allanamiento de morada; seis meses de prisión por el segundo de los delitos de allanamiento de morada, y el pago de una multa de 90 euros por cada uno de los cinco delitos leves de lesiones que se le atribuyen, concurriendo en todos estos delitos la atenuante analógica de alteración psíquica.

El acusado, que estuvo en prisión provisional por estos hechos desde el 2 de agosto de 2019 hasta el 18 de julio de 2020, deberá indemnizar con cantidades que oscilan entre los 90 y los 180,75 euros a los cuatro policías nacionales lesionados y con 90 euros a la moradora de la vivienda que también resultó lesionada.Con esta conformidad de las partes, la Audiencia considera probado en la sentencia, fechada el día 17 de enero, que los hechos tuvieron lugar sobre las 12:00 del 2 de agosto de 2019, cuando el acusado "adoptó una actitud esquiva al observar la presencia" de una patrulla de la Policía Nacional de servicio que le dio el alto policial.

El condenado, no sólo no obedeció la orden parar, sino que en el curso de la huida, "se introdujo en diversos inmuebles, escalando fachadas de edificios e introduciéndose en distintos patios, pasando así de uno a otro bloque de edificios y continuando la huida por la calle".

Lesionó a cuatro policías

Durante la persecución, el acusado "acometió" a un agente de la Policía Nacional al que lanzó un puñetazo en la cara que éste consiguió esquivar, prosiguiendo el encausado la fuga por distintas calles hasta que accedió a la azotea de un edificio, donde arremetió contra un segundo policía, al que ocasionó lesiones y la fractura de la pantalla de su teléfono móvil -el valor de los desperfectos ha sido pericialmente tasado en 90,75 euros-.

Y agredió con una navaja a una mujer en su casa

Seguidamente, el acusado se descolgó desde la azotea del anterior inmueble por la fachada interior del edificio hasta una ventana, accediendo finalmente a la escalera interior y llamando a la puerta de una de las viviendas, donde le abrió su moradora. Tras ello, el condenado "se introdujo por la fuerza" en dicho domicilio, le quitó las llaves del mismo a la mujer y cerró la puerta tras de sí, "agrediendo a la citada moradora mediante empujones y golpes, así como llegando a clavarle en dos ocasiones en el brazo derecho una navaja que portaba". Esta mujer sufrió lesiones consistentes en heridas leves en los antebrazos y una contusión, que sólo precisaron de una asistencia facultativa, tardando en curar tres días.

La sentencia relata que, al salir de su habitación el hijo de la mujer agredida y tras conseguir abrir la puerta de entrada con sus propias llaves para facilitar el acceso a la Policía, el investigado huyó por la ventana del piso y se desplazó por la fachada exterior del inmueble hasta la ventana de otro piso del mismo bloque, introduciéndose a través de la misma en este domicilio, donde se hallaban los miembros de la familia moradora del mismo, quienes facilitaron la entrada de la Policía.

Una vez dentro, los agentes procedieron a la detención del acusado, que se hallaba escondido en la bañera de uno de los baños de la vivienda y que "reaccionó agresivamente" hacia los policías, "arremetiendo frente a los mismos mediante patadas y puñetazos" y causando así lesiones a tres de ellos.

Actitud agresiva

Finalmente, los agentes intervinieron la navaja utilizada por el investigado, quien, en dependencias policiales, "prosiguió con su actitud agresiva, intimidando" a dos policías que le custodiaban con expresiones tales como "cuando salga te voy a matar a ti y a tu familia", "te conozco y sé donde vives", o "tengo gente fuera y aunque yo esté en el trullo van a ir a por ti".

Al tiempo de los hechos, el acusado presentaba un trastorno por consumo de cannabis y cocaína de larga evolución y un trastorno de la personalidad de tipo mixto, teniendo por ello alteradas de forma leve-moderada sus facultades intelectivas o de comprensión de los hechos y de forma grave-moderada sus capacidades volitivas o de reacción ante los mismos, sin que como consecuencia de dichos trastornos tenga mermadas de manera permanente sus facultades cognitivas y volitivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios