El desafío independentista

Aluvión de críticas en Sevilla al “embajador” de Cataluña

  • Los encuentros “restringidos” no fueron anunciados por la Generalitat

Ferrán Mascarell, delegado de la Generalitat en Madrid Ferrán Mascarell, delegado de la Generalitat en Madrid

Ferrán Mascarell, delegado de la Generalitat en Madrid

Ferrán Mascarell, delegado de la Generalitat en Madrid, hizo esta semana una visita “reservada” a Sevilla en la que recibió un aluvión de críticas al secesionismo por parte de catedráticos de Derecho, sindicalistas y líderes vecinales.

Las críticas fueron unánimes, más vehementes en el encuentro que mantuvo el lunes con representantes de la sociedad civil, y de contenido jurídico en el seminario que celebró el martes con una quincena de catedráticos de Derecho Internacional, Procesal, Penal y Constitucional en la Facultad de Derecho de Sevilla.

Según los asistentes, los encuentros se prolongaron durante tres horas cada uno en un ambiente “educado” pero muy crítico por parte de los interlocutores sevillanos, que no dieron ningún apoyo al secesionismo. 

Catedráticos: la independencia es inviable legal e internacionalmente

Al seminario con catedráticos de Derecho de la Universidad de Sevilla y de la Pablo de Olavide asistieron unas 15 personas, que hicieron a Mascarell  razonamientos “muy críticos a nivel político y jurídico”, según los asistentes.

Un catedrático de Derecho Procesal le dijo que sus quejas sobre la “prisión preventiva sine die” que supuestamente sufren los líderes independentistas que están siendo juzgados “les puede servir para un mitin político pero no se sostiene jurídicamente”. 

También le aseguraron que, por su experiencia como juristas, no va a prosperar ninguno de sus argumentos ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos porque no es ese el tipo de supuestos que está acogiendo el tribunal.  

“Se le dijo hasta la saciedad que el principio jurídico de autodeterminación no está pensado para la secesión dentro de un estado”, relata un asistente, y otro jurista le dijo: “ustedes están mintiendo a la gente asegurando que una Cataluña independiente se puede quedar en Europa”.

También recordaron a Mascarell la Declaración sobre la falta de fundamentación en el Derecho Internacional del referéndum de independencia que se pretende celebrar en Cataluña, impulsado por la Asociación Española de Profesores de Derecho Internacional, a la que se han adherido más de 300 docentes, muchos de ellos catalanes.

Otras intervenciones fueron en el sentido de que “lo primero que hay que hacer es cumplir las leyes, aunque no nos gusten” y que “democracia no es votar, es primero respetar las leyes  y luego participar”.

Mascarell estuvo acompañado por el abogado  Joaquim Jubert, impulsor de una querella contra 20 jueces a los que acusa de prevaricación por su presunta afinidad con el PP.

Este encuentro académico estaba dirigido a catedráticos y doctores previa invitación cursada por Pablo Antonio Fernández Sánchez, catedrático de Derecho Internacional Público. Al inicio explicó su celebración como el “templo de libertad” que es la universidad.

Sindicalistas: la independencia como camuflaje de la corrupción

El lunes el encuentro tuvo lugar en la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de la calle Resolana, aunque esa entidad no era la organizadora sino que cedió su local. Asistieron una quincena de personas entre sindicalistas, líderes vecinales y representantes de la sociedad civil.

Tomaron la palabra históricos sindicalistas que no escatimaron críticas a una conciencia soberanista basada en que Cataluña aporta más al estado de lo que recibe. Una “actitud insolidaria porque durante el franquismo la industria sevillana se desmanteló para contentar a la derecha catalana”, le dijo uno de los asistentes.

“Los que hemos luchado por las libertades vemos el independentismo como la derecha mas rancia y capitalista”, aseguró otro. “Ni la izquierda republicana ni la familia Pujol representan a la clase trabajadora catalana”, le dijeron.

También criticaron la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) proclamada “sin el apoyo de toda la población, imponiéndose sobre fuerzas democráticas, lo que produce quiebras sociales y descontento político”. Algunos le explicaron que sus familias viven en Cataluña y los problemas que están teniendo por defender una opción política. Incluso la rotura de familias enteras que han dejado de verse. “Seguir insistiendo en la DUI es seguir insistiendo en la fractura”, dijeron a Mascarell.

Le enumeraron algunos errores que, a su juicio, han cometido los independentistas como la huida de Puigdemont o la violencia de los Comités de Defensa de la República, aunque también hubo críticas a la actuación policial durante el referendum del 1 de octubre. 

“Todo esto ha servido de camuflaje a la corrupción”, resumió un sindicalista. Y otro dejó la  contradicción en el aire: “Sí a la independencia pero el Barça en la Liga”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios