Las apelaciones penales en el TSJA

La Sala Penal cobra fuerza (estadística)

  • Aunque el proyecto de desplazar una Sección Penal del TSJAestá paralizado, Sevilla podría resolver más de la mitad del total de apelaciones que se presentan en Andalucía

Un juicio en la Audiencia de Sevilla. Un juicio en la Audiencia de Sevilla.

Un juicio en la Audiencia de Sevilla. / Belén Vargas

Si Sevilla tuviera la tan esperada y reclamada Sección de Apelación Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acumularía ya más de la mitad de los asuntos totales que se han presentado en toda la región. Esta es la primera conclusión que puede extraerse de las estadísticas correspondientes al pasado año, que reflejan asimismo un importante incremento, casi se han triplicado, de las apelaciones penales desde que se ha establecido la segunda instancia penal en el TSJA.

En 2018, el Alto Tribunal andaluz recibió 151 apelaciones penales de las ocho provincias andaluzas, lo que supone un incremento del 147,54% con respecto a las 61 que se habían registrado en los años 2016 y 2017. Sumados los tres años, el total de apelaciones recibidas asciende a 212.

Por provincias, en 2018 la que más apelaciones generó es la Audiencia de Cádiz, con 33 recursos –algo que obedece en buena parte al elevado número de asuntos de tráfico de drogas que se contabilizan–; seguida de Málaga, Sevilla y Almería, con 23 apelaciones en cada provincia; mientras que en Huelva se han registrado 16 apelaciones; 14 en la provincia de Jaén; 12 en Granada; y sólo siete en Córdoba.

Con estas cifras, la Sala desplaza de apelaciones penales en Sevilla comienza a ganar fuerza, al menos estadísticamente hablando, puesto que lo lógico es que si se creara la Sala tuviera la misma competencia que las que actualmente tienen las Salas de lo Social y de lo Contencioso-administrativo de Sevilla, cuya jurisdicción abarca además los asuntos procedentes de Cádiz, Huelva y Córdoba, además de los generados en el provincia de Sevilla.

De esta forma, la Sala de Sevilla podría haber recibido el año pasado un total de 79 apelaciones –al sumar las producidas en estas cuatro provincias de Andalucía Occidental–, lo que supone que tendría para resolver el 52,31% del total de apelaciones penales ingresadas en Andalucía. Un porcentaje similar, aunque algo más leve –51,88%– se obtendría si se tienen en cuenta todas las apelaciones ingresadas en los años 2016, 2017 y 2018. Las provincias de Sevilla (26 apelaciones), Cádiz (58), Huelva (17) y Córdoba (9) habrían generado 110 de las 212 apelaciones, es decir, más de la mitad de todos los asuntos recurridos.

Cuestión diferente parece, en principio, el desplazamiento de la Sala de Apelación Penal a Málaga, salvo que la competencia no se limitara a esta provincia –que ha generado sólo 30 apelaciones en todo el periodo analizado–, sino que abarcara al resto de provincias orientales, pero esto supondría un nuevo problema debido al revuelo institucional y social que se generó cuando en su día se propuso el desplazamiento de las Salas a Sevilla y Málaga.

Sevilla, Málaga yAlmería registraron en 2018 el mayor número de apelaciones, con 23

La fuerza (estadística, en este caso) que está cobrando la anhelada Sala de lo Penal de Sevilla, que ha sido solicitada tanto por los jueces como por el colegio de abogados, no sirve de nada si no cuenta con el apoyo institucional de los órganos de Gobierno de los jueces, la Sala de Gobierno del TSJA y el CGPJ.

En abril de 2017, la Sala de Gobierno del TSJA aprobó precisamente la creación de las Secciones de Apelación Penal en Sevilla y Málaga, dando respuesta así a una reivindicación histórica en ambas provincias. El acuerdo se alcanzó por una mayoría de 23 votos a favor, cuatro en contra y una abstención. El acuerdo de la mayoría justificaba la medida en la “necesidad de mantener la Administración de Justicia en un plano de cercanía geográfica al ciudadano y a los profesionales vinculados a ella”, así como en la “legítima expectativa profesional de aquellos magistrados destinados en lugares distantes a la sede de Granada que, por el contrario, están cercanos a las sedes de Sevilla y Málaga”.

El presidente del TSJA, Lorenzo del Río, emitió un voto particular en el que consideraba que no apreciaba “circunstancias objetivas” para el desplazamiento de las salas y proponía su creación en Granada, como finalmente decidió el Consejo General del Poder Judicial.

Desde septiembre el TSJA tiene en Granada un magistrado más para las apelaciones

El Pleno del máximo órgano de Gobierno de los jueces acordó en julio de 2018 que la Sección de Apelación Penal se creara en Granada y de forma precaria, al haberse creado una sola plaza nueva de magistrado y no tres. Este magistrado se incorporó a su labor el 1 de septiembre de 2018.

El informe aprobado en su día por el Pleno del CGPJ establecía que de las seis plazas de jueces que en su día estaban previstas en el decreto que fijaba la creación de las dos secciones Penales, resultaban necesarias tres plazas para “afrontar la carga de trabajo de la Sala”, lo que permitiría la constitución de una de esas dos salas.

Sin embargo, al final sólo se ha dotado de una nueva plaza. Un nuevo parche en una Justicia que está convocada a nuevas movilizaciones con paros parciales de cuatro horas a partir de marzo, en las que, entre otros asuntos, se reclama la creación de 300 nuevas plazas de jueces y fiscales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios