malversación de caudales

Condenado a dos años un trabajador del Ayuntamiento de Salteras por apropiarse de 8.431 euros

  • El acusado trabajaba como monitor en las instalaciones deportivas de la piscina municipal

Audiencia de Sevilla Audiencia de Sevilla

Audiencia de Sevilla / Belén Vargas

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado este miércoles a dos años de cárcel al trabajador de una empresa pública del Ayuntamiento de Salteras por apoderarse entre los años 2015 y 2016 de 8.431,2 euros a través de su trabajo como monitor en las instalaciones deportivas de la piscina municipal.

El juicio, previsto para este miércoles en la Sección Primera de la Audiencia, no ha llegado a celebrarse después del acuerdo de conformidad alcanzado por la Fiscalía, la acusación ejercida por la entidad mercantil municipal Prodesa y la defensa del acusado, tras lo que el tribunal ha dictado sentencia ‘in voce’ condenando al investigado en los mismos términos reflejados en la calificación definitiva formulada por el Ministerio Público, según ha informado este miércoles el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

De este modo, el acusado ha sido condenado, por un delito de malversación de caudales públicos, a dos años de prisión y 6 años de inhabilitación para el ejercicio de cargos o empleos públicos de las administraciones estatal, autonómica y local que conlleven la tramitación y gestión de fondos públicos, así como al pago de una indemnización a Prodesa de 8.431,2 euros y el abono de las costas del juicio, incluidas las de la acusación particular.

El tribunal ha acordado la suspensión de la ejecución de la pena de prisión por un periodo de cuatro años con los condicionantes de que no cometa ningún hecho delictivo durante este periodo, que abone en un plazo de dos meses el pago de la indemnización y que comunique si se produce un cambio en su domicilio.

Los hechos tuvieron lugar entre los años 2015 y 2016, cuando el acusado trabajaba como monitor en las instalaciones deportivas de la piscina municipal de la localidad de Salteras, trabajo que realizaba a través de la empresa pública Prodesa, que se hallaba encargada de gestionar las actividades deportivas que se ofrecían en la referida piscina.

De este modo, “con ánimo de enriquecerse injustamente y con ocasión de que los empleados” de la piscina municipal, entre los cuales figuraba el acusado, “se encargaban de cobrar a los usuarios de la piscina por el uso de las instalaciones”, el condenado “se apoderó” de 8.431,2 euros, una cantidad “que iba destinada al pago de cuotas deportivas y al erario público”.

Así, este trabajador laboral de la empresa municipal referida aprovechaba los turnos en los que se quedaba solo en la oficina para retirar físicamente de la caja importes correspondientes a ingresos realizados en metálico, de forma que ocultaba dicha sustracción modificando en los cuadros Excel de control de pagos el concepto (y a veces la cuantía) de los pagos en metálico por pago con tarjeta, “con el conocimiento de que con ello dificultaba notablemente la percepción de tal sustracción por el resto de responsables”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios