Línea 3 del Metro de Sevilla: Desvíos y plan de obras

La ronda histórica quedará con un carril durante la obra del Metro

  • El tramo de Pino Montano al Prado, el primero que se va a actualizar, supone 3 años y 5 meses de obras para hacer un túnel de 12 metros de profundidad

Vista aérea del tramo María Auxiliadora-Menéndez Pelayo por donde discurrirá el Metro bajo tierra. Vista aérea del tramo  María Auxiliadora-Menéndez Pelayo  por donde discurrirá  el Metro bajo tierra.

Vista aérea del tramo María Auxiliadora-Menéndez Pelayo por donde discurrirá el Metro bajo tierra. / Juan Carlos Vázquez

El plan de obras de la línea 3 del Metro, en el tramo Pino Montano-Prado, cuya actualización del proyecto acaba de licitar la Junta, establece un plazo de construcción de 41 meses, es decir, de tres años y cinco meses, en los que la ronda histórica de la ciudad –la avenida más transitada y de mayor circulación– se someterá a una seria restricción de tráfico desde la muralla de la Macarena hasta Menéndez Pelayo.

Habrá que ver cuando se adjudique la obra si el avance se hace en varios tramos a la vez (Macarena-María Auxiliadora, María Auxiliadora-Menéndez Pelayo y Menéndez Pelayo-Borbolla) o se inicia uno cuando se acabe otro.

Esta amplia afección de tráfico de la ronda se debe a que la línea se hará subterránea en toda su extensión con la técnica de túnel entre pantallas (cut and cover), esto es, a cielo abierto, sin usar una tuneladora. Esa misma técnica del túnel en pantallas se usó en el primer metro de la ciudad que se paralizó en los años 80.

Macarena-María Auxiliadora

En el tramo de la línea 3 Macarena-María Auxiliadora, donde arranca la ronda, la fase más liviana de la obra tendrá lugar cuando se ejecuten los desvíos de servicios afectados así como la construcción de las paredes laterales de las estaciones. En ese caso la ronda estará abierta en un carril por sentido de circulación: uno para el transporte público y otro para el tráfico general.

La ronda histórica en el tramo Macarena-María Auxiliadora. La ronda histórica en el tramo Macarena-María Auxiliadora.

La ronda histórica en el tramo Macarena-María Auxiliadora. / Juan Carlos Vázquez

Este tramo cuenta con las estaciones Macarena (a la altura de la calle Muñoz León) y Capuchinos.

Según el plan de obras, las mayores afecciones de obras durarán como poco tres años. El momento más agudo de la construcción llegará cuando empiece a ejecutarse el túnel de 12 metros de profundidad media respecto a la cota de la calle, con puntos en los que llegará a los 20 metros (estación Hospital Virgen Macarena) para salvar el aparcamiento subterráneo, y en otros se quedará en 8 metros de profundidad entre Pino Montano y Los Mares. El túnel se compone de paredes laterales y losa superior

En ese momento la ronda quedará con un único carril de paso, carril por el que tan solo se permitirá el paso a transporte público, residentes y servicios de emergencias en el mismo sentido de las agujas del reloj que tiene ahora.

En la fase III, cuando esté construido el túnel y las estaciones y haya que continuar la excavación internamente la ronda sí podrá tener dos sentidos de circulación, es decir, un carril por sentido.

Transporte público. Las líneas de autobuses tendrán que utilizar itinerarios alternativos. En las principales entradas de transporte público, en el tramo Avenida de la Cruz Roja y Carretera de Carmona, el plan de obras dice que “en la medida de lo posible, se ejecutarán las obras en fases de manera que en todo momento se pueda mantener dicho acceso”.

Las líneas afectadas son la transversal 1, las líneas radiales (norte) 10, 11, 12, 15, 16 y las líneas circulares C1, C2, C3 y C4. Se habilitarán tinerarios alternativos por las calles exteriores a la ronda: Moreno Galván, Florida, Amador de los Ríos, Arroyo, Miraflores y en Fray Isidoro de Sevilla conectan con la avenida del Hospital Macarena.

En la actualidad, a excepción de las líneas circulares (C1, C2, C3 y C4), todas tienen su entrada en la ronda por Avenida de la Cruz Roja o bien por Carretera de Carmona.

Durante las obras, en el caso de la intersección con la Avenida de la Cruz Roja, no es posible mantener el acceso a la Ronda debido a la ejecución de la Estación Capuchinos en ese mismo punto. Por ello se propone que las líneas 1, 11, 12 y 16 modifiquen puntualmente su trazado para acceder a la Ronda desde la Avenida de la Cruz Roja por las calles Polancos y de María. Este desvío se acondicionará para permitir el giro de los autobuses, lo que se conseguirá adoptando medidas como la demolición de parte del acerado y la prohibición puntual de estacionamiento de vehículos, disponiendo así de mayor espacio para conseguir el giro.

En las rutas de autobuses desviadas, se aprovecharán paradas ya existentes para otras líneas. En caso de que no sea posible, se acondicionará el espacio existente suprimiendo una fila de aparcamientos. Sólo si se considera “realmente beneficioso” se modificarán sentidos de circulación, numero de carriles o señalización.

El acceso a la gasolinera de la ronda de Capuchinos se acondicionará para garantizar su acceso, al igual que se acondicionarán los accesos a los garajes existentes en el tramo afectado por las obras, así como el acceso al Hospital de la Cruz Roja (servicio de urgencias).

Tráfico privado. Por lo que respecta a la circulación privada, se desviará por otras calles ajenas a la ronda, salvo emergencias y residentes.

Según el plan de obras, se propone separar los flujos de tráfico en la rotonda de la Barqueta (Plaza de la Duquesa Cayetana de Alba) en función del destino de estos desplazamientos.

Los vehículos que se dirigen al Prado o al entorno de este (San Bernardo, Parque de Maria Luisa, Jardines de Murillo, Puerta de la Carne, etc.) se desviarán por las siguientes calles: Torneo, Arjona, Paseo de Colón, Paseo de las Delicias y Avenida de María Luisa.

Los que quieran ir hacia Recaredo podrán hacerlo sólo hasta la intersección con San Juan de Ribera, donde se desvía el tráfico privado hacia la izquierda tomando el siguiente itinerario: San Juan de Ribera, calle Manzana, Jorge de Montemayor, Conde de Halcón, Miraflores, Santa María de Ordás, Andrés Segovia, Tharsis, Arroyo, Gonzalo Bilbao.

La ronda histórica en el tramo María Auxiliadora-Menéndez Pelayo. La ronda histórica en el tramo María Auxiliadora-Menéndez Pelayo.

La ronda histórica en el tramo María Auxiliadora-Menéndez Pelayo. / Juan Carlos Vázquez

La idea es que en estas calles se mantenga en toda la ruta un mínimo de dos carriles de circulación, por lo que en la calle Manzana (a la altura de León XIII) y Conde de Halcón (en las proximidades de la intersección con la Avenida de Miraflores) será necesario eliminar una fila de aparcamientos para garantizar dos carriles de circulación debido a los estrechamientos existentes.

Este itinerario no requiere obras de acondicionamiento, sino únicamente paneles indicativos.

María Auxiliadora-Menéndez Pelayo

Este tramo de la ronda discurre por las avenidas María Auxiliadora, calle Recaredo y Menéndez Pelayo. También es subterráneo con un túnel en pantallas poco profundo. Sus estaciones son María Auxiliadora y Puerta de Carmona.

El plan de obras plantea igualmente en este tramo que la ronda histórica quede únicamente con un carril en sentido de las agujas del reloj por el que se permitan los accesos al centro histórico y la circulación del transporte público, residentes y servicios de emergencias.

La ronda histórica en el tramo Menéndez Pelayo-Borbolla. La ronda histórica en el tramo Menéndez Pelayo-Borbolla.

La ronda histórica en el tramo Menéndez Pelayo-Borbolla. / Juan Carlos Vázquez

En las principales entradas de transporte público, en el tramo de calles José Laguillo, Luis Montoto y Eduardo Dato, el plan establece que en la medida de lo posible “se ejecutarán las obras en fases de manera que en todo momento se pueda mantener dicho acceso”.

En las rutas de autobuses desviadas, se aprovecharán paradas ya existentes para otras líneas. Y también si no es posible, se acondicionará el espacio existente, preferiblemente por medio de la supresión de una fila de aparcamientos. Sólo en aquellos casos en que se considere realmente beneficioso, se modificarán sentidos de circulación, numero de carriles o señalización.

Los desvíos propuestos para cada uno de los subtramos de que se compone la línea deberán ser compatibles entre sí, pudiéndose combinar generando un desvío general para el caso de que la obra de varios o todos los tramos se ejecute simultáneamente. Se acondicionará los accesos a los garajes en el tramo afectado por las obras. En cuanto al transporte público, las líneas que actualmente circulan por el tramo proyectado y, por tanto, aquellas que se verán afectadas por las obras son: 5, 10, 11, 12, 15, 16, 20, 24, 27, C1, C2, C3, C4 y C5.

Menéndez Pelayo-Borbolla

El último tramo de la ronda arranca en Menéndez Pelayo y contiene las estaciones Jardines de Murillo y Prado. En el tramo duro de las obras, cuando se acometa el túnel, la avenida Menéndez quedará sin tráfico privado y esta calle quedará con un carril por sentido de circulación para transporte público, emergencias y residentes.

Los privados se desvían por las calles laterales: Juan de Mata Carriazo, Amador de los Ríos, José Laguillo y siguientes. Ya fuera de la ronda, en la avenida de la Borbolla, dada la escasa longitud de la vía afectada, el trafico privado y público compartirán el único carril que se deja por sentido de circulación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios