La Catenaria

El matiz silenciado de la ‘guerra’ entre taxis y VTC

  • Los taxistas quieren competir con un precio cerrado al cliente, como los VTC, algo imposible si las CCAA no aprueban un cambio legal

  • En Andalucía ese cambio se pidió a la Junta en 2016

Un taxi y un vehículo VTC coinciden en el Prado de San Sebastián. Un taxi y un vehículo VTC coinciden en el Prado de San Sebastián.

Un taxi y un vehículo VTC coinciden en el Prado de San Sebastián. / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Comentarios 9

Modernizar el servicio del taxi es vital para competir con los VTC (vehículos de alquiler con conductor) y para eso hace falta que el cliente pueda pagar un precio cerrado antes de montarse. En suma, cambiar el modelo de negocio de los taxis, que está desfasado.

Pero en la 'guerra' nacional de estos contra los VTC que estamos viendo en las calles del país no se escucha a los taxistas presionar a las administraciones autonómicas por cambios legales que permitan a los taxis competir con un precio cerrado al cliente. En la calle sólo se escucha que hay que limitar los VTC y ponerles el máximo de trabas posibles, en lugar de presionar por una legislación que modernice el taxi y lo adapte a las necesidades y demandas actuales del transporte.

El precio cerrado del trayecto es uno de los mayores atractivos para el cliente de los VTC que explican su éxito imparable a través de las plataformas web de Uber y Cabify ¿A qué esperan los taxis para ofrecerlo y acabar con un servicio anticuado que les resta año a año miles de clientes? La federación que agrupa al gremio andaluz lo explica.

“Si el precio cerrado le gusta al usuario, a nosotros nos encanta. Claro que queremos competir"

Desde la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT), su presidente Miguel Ruano asegura que son las comunidades autónomas las únicas que pueden autorizar a los taxis esta opción desde las app de los móviles del gremio (Pide Taxi y otras) y que para eso deben aprobar una reforma en la normativa de transporte de viajeros, según la respuesta que la federación ha recibido del Ministerio de Fomento.

La Federación recalca que desde 2016 lleva pidiéndolo sin éxito a la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía y que “ninguna comunidad de España tiene este precio concertado cerrado para el taxi” porque ninguna región ha aprobado este cambio normativo. Únicamente en Madrid la app del taxi permite saber el precio aproximado de la carrera pero tiene otros inconvenientes.

En Andalucía, la norma que debe modificarse es el Decreto 35/2012 por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Transporte Público de Viajeros en Automóviles de Turismo.

"Estamos con los pies y manos atados. Nosotros no podemos fijar precios. Todo tiene que ser vía regulación"

“Si el precio cerrado le gusta al usuario, a nosotros nos encanta. Claro que queremos competir. Hemos pedido a la administración por activa y por pasiva que cambie la normativa para que nos permita competir, que apruebe una regulación. Tenemos la tecnología para hacerlo, pero estamos con los pies y manos atados. Nosotros no podemos fijar precios. Todo tiene que ser vía regulación. A los taxistas nos gusta cerrar el precio porque eso ayuda a evitar tener que manejar dinero y a que el usuario no tenga suspicacias”, explica Ruano.

El gremio ha propuesto a la Junta diseñar una app de referencia para todos los ayuntamientos, elaborada con los precios medios de las localidades andaluzas.

Otra propuesta rechazada por la Junta es que el servicio de taxi se comparta: Un Bla Bla Car del taxi

Otra propuesta rechazada por la Junta es que el servicio de taxi se comparta: fijar un precio de forma compartida a diferentes puntos urbanos e interurbanos. “Un Bla Bla Car del taxi”, aclara Ruano para explicar lo que quiere el gremio. La cuestión es por qué la administración autonómica no ha abordado esta modificación normativa que habría mejorado la competitividad de los taxistas respecto a los VTC.

“Es falso que la inversión que hace el profesional sea para toda la vida. Los que se embarcan en esta compra cuentan con un remantente de dinero para hacerlo"

Respecto a los argumentos en contra de los taxistas que se escuchan estos días de conflicto, el gremio los niega todos. Niega que el taxi batalle porque se han endeudado con la compra de la licencia del taxi para toda la vida. “Es falso que la inversión que hace el profesional sea para toda la vida porque los que se embarcan en esta compra cuentan con un remantente de dinero para hacerlo”. “La licencia se vende, es algo legal según los jueces, pero ese no es el problema”.

“El precio de las licencias está más bajo que nunca y está en función de la demanda de cada ciudad”

El gremio niega también que el alto precio que alcanza la licencia de taxi en el mercado sea el problema de los taxistas; “El precio de las licencias está más bajo que nunca”, dicen. “El precio de las licencias está en función de la demanda de cada ciudad”.

“No tiene nada que ver todo eso con la situación que estamos viviendo. El origen es la liberalización que realizó el PSOE en 2009 con la ley Omnibus. Es falso que la UE obligara. De 2013 a 2015 se solicitaron miles de licencias de VTC. Desde 2015 nada de lo que se solicita tiene viabilidad jurídica”, añade Ruano.

“Se ha creado políticamente un sector paralelo (VTC) que antes existía pero en menor cantidad"

“Se ha creado políticamente un sector paralelo (VTC) que antes existía pero en menor cantidad. El problema son las matemáticas, no la tecnología. El problema son las autorizaciones de VTC que se han generado”, recalca.

Hay 65.000 licencias de taxi en España y 12.865 de VTC. En Andalucía los taxis son 9.029 y las VTC 1.869.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios