Primer contacto

Los secretos del Opel Mokka, al descubierto

  • Opel ha aprovechado la parada de dos unidades del Mokka en el centro de Madrid, en pleno Rastro, para desvelarnos todos los secretos de este pequeño SUV que llegará a los concesionarios el año que viene, a finales del mes de marzo. Desde 21.000 euros.

Los secretos del Opel Mokka, al descubierto Los secretos del Opel Mokka, al descubierto

Los secretos del Opel Mokka, al descubierto

Vete acostumbrando a este frontal que estrena el Mokka porque, más que probablemente, interpretaciones de él irán acabando en muchos de los distintos modelos que Opel lance en el futuro. Lo llaman Opel Vizor y se pudo ver por primera vez en un concept-car de hace ya algo más de un año, el GT X Experimental, pero es ahora cuando llega a un coche de producción con una única pieza de policarbonato que integra todos los elementos frontales: logo e iluminación, siempre con LED y con la posibilidad de que sean unos sencillos matriciales de 14 elementos por faro.

Y sí, aunque el nombre te suene, poco o nada tiene que ver este Mokka con el anterior, el Mokka X, en tanto que es absolutamente nuevo. Todo un cambio radical.

El nuevo Opel Mokka está desarrollado ya íntegramente con la marca como parte del grupo industrial PSA y eso lleva a utilizar muchos recursos comunes. Entre ellos, por supuesto, la plataforma y los motores.

El GS Line se identifica con las inserciones de color rojo en el perfil del techo o llantas, aunque también este color alcanza al interior. El GS Line se identifica con las inserciones de color rojo en el perfil del techo o llantas,  aunque también este color alcanza al interior.

El GS Line se identifica con las inserciones de color rojo en el perfil del techo o llantas, aunque también este color alcanza al interior.

La base es la CMP (Common Modular Plattform) que da pie al desarrollo de múltiples modelos de las tres marcas del grupo: del Opel Corsa a los Citroën C4, además de otros más como los Peugeot 208 y 2008, por ejemplo. Precisamente nos cuentan que, aunque el 2008 y el Mokka tienen la misma plataforma y son SUV de tamaño parecido -4,30 m de largo el Peugeot y 4,15 el Opel-, no son técnicamente gemelos, sino que el futuro modelo de Opel se parece aún mucho más al DS3 Crossblack -4,12 m de longitud-, en tanto que su distancia entre ejes sí es coincidente y sus voladizos, muy cortos en ambos, también. El Peugeot 2008 tiene más batalla y, ya puestos a finalizar el repaso de similitudes entre todos los SUV pequeños de PSA, el Citroën C3 Aircross -4,15 m- no utiliza esta base, sino la PF1, de una generación anterior-.

Dos gasolina, un Diesel y un eléctrico

Además de la reducción de costes para PSA que supone disponer de una única plataforma común que luego se viste y define de diferente manera según la marca y modelo, ésta tiene -como ya viene ocurriendo con las de última generación- otra ventaja más en términos de ahorro para la industrialización: admite diferentes motores en tanto que ya no es que puedan montarse distintos de combustión, sino que también se adapta a la electrificación total.

La versión eléctrica, aquí con el acabado Ultimate, es semejante al resto de Mokka salvo por pequeños detalles. Incluso al abrir el capó aparece una cubierta de plástico de motor como los de combustión, si bien no oculta los cables de alta tensión. La versión eléctrica, aquí con el acabado Ultimate, es semejante al resto de Mokka salvo por pequeños detalles. Incluso al abrir el capó aparece una cubierta de plástico de motor como los de combustión, si bien no oculta los cables de alta tensión.

La versión eléctrica, aquí con el acabado Ultimate, es semejante al resto de Mokka salvo por pequeños detalles. Incluso al abrir el capó aparece una cubierta de plástico de motor como los de combustión, si bien no oculta los cables de alta tensión.

Así, el Opel Mokka tendrá una oferta de motores gemela a la de buena parte de los modelos ya mencionados y que se conformará con un Diesel de 1,5 litros de 110 CV y dos variantes de gasolina con el 1.2 Turbo como punto de partida, de 100 y 130 CV -esta última, incluso con una caja de cambios automática de ocho marchas-, pero también el motor eléctrico de 136 CV.

A simple vista será difícil distinguir las que llevan motores térmicos de la eléctrica en tanto que apenas variarán por una “e” que incorpora la versión eléctrica en el pilar central y la ausencia de los innecesarios escapes.

La pantalla central está ligeramente girada hacia el conductor. La de la instrumentación es particularmente grande. La pantalla central está ligeramente girada hacia el conductor. La de la instrumentación es particularmente grande.

La pantalla central está ligeramente girada hacia el conductor. La de la instrumentación es particularmente grande.

Por dentro, y al margen de los cambios mínimos en la consola central o en los datos que mostrarán las pantallas -porque sí, puede haber hasta dos, una para la instrumentación y la central para el equipo de infoentretenimiento-, tampoco habrá grandes diferencias. La mayor estará en la capacidad del maletero, pues en el eléctrico se reducirá 40 litros respecto a los 350 de las versiones Diesel y de gasolina: la razón es que el cargador embarcado ocupa ese espacio. Este cargador, por cierto, permite llevar hasta la batería de 50 kWh de capacidad (324 km de autonomía WLTP) potencias de 7,4 kW con corriente alterna; aunque si se desea hacer cargas más rápidas existe la posibilidad de elegir el opcional -y costoso, pues supone 1.550 euros- de 11 kW. Para cargas aún mucho más veloces el Mokka-e podrá recurrir a cargadores de corriente continua, como los que, por ejemplo, se pueden encontrar en algunas estaciones de servicio y, en ellos, recargar con potencias de hasta 100 kW. Así es posible que la batería recupere el 80 por ciento de su capacidad en unos 30 minutos.

Edition, GS Line, Business Elegance y Ultimate

Estos motores se combinan con cuatro niveles de equipamiento distintos, de los que pudimos ver en esta toma de contacto estática dos: Ultimate, el de aspecto más refinado; y GS Line, el más dinámico, incluso trasladando esa idea a los contrastes de color, con presencia del rojo en inserciones de carrocería o habitáculo, pespuntes de tapicería, etc. Salvo en el nivel Edition el capó puede ir pintado de color negro, una opción de 400 euros. Otro tanto ocurre con los techos: por 450 euros, y con la misma exclusión que el capó, pueden estar pintados en contraste, con tonos negro, blanco y rojo.

Las versiones en las que Opel fundamenta el lanzamiento del Mokka son la GS Line y Ultimate. Las versiones en las que Opel fundamenta el lanzamiento del Mokka son la GS Line y Ultimate.

Las versiones en las que Opel fundamenta el lanzamiento del Mokka son la GS Line y Ultimate.

El Edition sería el de las versiones básicas y reservado para los 1.2 de 100 CV y 1.5 Diesel de 110 CV. Con el primero se dispondría del precio “desde” que se sitúa desde 18.650 euros con promociones, si bien el de tarifa es de 21.000 euros. En el caso de la versión eléctrica al ciento por ciento este último sería de 35.400, aunque con las ofertas y la subvención del Moves II se quedaría en 26.000 euros. El precio del eléctrico con el nivel más alto de definición, el Ultimate, el precio sin ofertas ni ayudas al a compra sería de 42.100 euros, con los GS Line y Business Elegance costando, respectivamente, 37.400 y 38.400 euros. El único de los cuatro niveles disponible con toda la oferta de motores, automático incluido, sería el Business Elegance.

La versión eléctrica saca provecho de la utilización de la plataforma CMP. Las baterías se sitúan bajo el piso, a la altura de los asientos. La versión eléctrica saca provecho de la utilización de la plataforma CMP. Las baterías se sitúan bajo el piso, a la altura de los asientos.

La versión eléctrica saca provecho de la utilización de la plataforma CMP. Las baterías se sitúan bajo el piso, a la altura de los asientos.

Opel Pure Panel, la descongestión por la vía digital

Ninguno de los Mokka incorpora asientos con el certificado AGR, un certificado de diseño ergonómico que sí tienen otros Opel; pero sí estrenan lo que parece ser una nueva identidad para los salpicaderos que se extenderá a otros modelos. Opel Pure Panel es su nombre y con él se reducen las teclas a unas pocas funciones esenciales. También se utilizan esas dos ya mencionadas pantallas situadas a continuación una de otra. La de 10” da cobertura el sistema de infoentretenimiento -manejable con la voz y que admite protocolos Android Auto y Appel CarPlay- y la de 12” a la instrumentación -nada que ver con la integración del Corsa-e, aquí mucho más afortunada, con los habituales modos de presentación de todo PSA: cuadrantes, mínimo, etc-. Esta última tiene una curiosa visera que parece un añadido en fases finales de desarrollo. Según el nivel de equipamiento esta combinación de pantallas es de serie -Ultimate- u opcional: 500 euros para los Business y 1.200 para los GS Line.

Las ayudas a la conducción no se olvidan en la configuración del Mokka, aunque la mayoría son opcionales. Puede tener faros matriciales para aprovechar al máximo la iluminación de carretera. Las ayudas a la conducción no se olvidan en la configuración del Mokka, aunque la mayoría son opcionales. Puede tener faros matriciales para aprovechar al máximo la iluminación de carretera.

Las ayudas a la conducción no se olvidan en la configuración del Mokka, aunque la mayoría son opcionales. Puede tener faros matriciales para aprovechar al máximo la iluminación de carretera.

Como ayuda a la conducción de serie en toda la gama cuenta con la alerta de colisión frontal, con detección de peatones; en tanto que también puede disponer del sistema de centrado automático de carril o con el control de velocidad de crucero inteligente con función Stop & Go. Por su precio, 600 euros, es un paquete opcional recomendable, si bien hay otro de 400 con cámaras y sensores de aparcamiento muy adecuado si se va da dar al Opel Mokka un uso ciudadano u otro de 700 que lo dota adicionalmente del aviso de vehículos en el ángulo muerto o el sistema de asistencia al aparcamiento.

Ante la imposibilidad de acceder al coche -sólo pudimos verlo desde fuera por precauciones COVID-19- no podemos ofrecer mediciones del interior, aunque sí la sensación de que hay una altura suficiente para pasajeros de talla media-alta en todas las plazas y no faltará espacio longitudinal aunque estén todas ocupadas por ellos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios