Mundo

La Casa Blanca empieza a jugar sus cartas ante la investigación contra Trump

  • El presidente impide el testimonio de cuatro de sus funcionarios ante los comités de la Cámara Baja que indagan en el caso de Ucrania.

Trump abraza al receptor de los Nacionales de Washington, Kurt Suzuki, en una recepción a los campeones de la Serie Mundial 2019 en la Casa Blanca. Trump abraza al receptor de los Nacionales de Washington, Kurt Suzuki, en una recepción a los campeones de la Serie Mundial 2019 en la Casa Blanca.

Trump abraza al receptor de los Nacionales de Washington, Kurt Suzuki, en una recepción a los campeones de la Serie Mundial 2019 en la Casa Blanca. / Michael Reynolds (Efe)

La Casa Blanca empezó este lunes a jugar sus mejores cartas contra la investigación para someter a un juicio político al presidente estadounidense, Donald Trump, al impedir el testimonio de cuatro de sus funcionarios ante los comités de la Cámara Baja que indagan en el caso de Ucrania.

El desafío de la Casa Blanca se ha interpretado en Washington como el inicio de una probable racha de sequía de nuevos testimonios de cargos oficiales y como una señal de que los investigadores de la Cámara de Representantes podrían haber tocado techo en su búsqueda de información para abrir un juicio político al mandatario.

La oposición demócrata, que controla la Cámara Baja, ha criticado a la Casa Blanca por obstruir la comparecencia de los testigos y ha tachado la maniobra de "obstrucción" del trabajo del Congreso. Pero ésta no ha dado señales de nerviosismo porque muchos en el partido creen que ya tienen pruebas más que suficientes para abrir un juicio político contra Trump por haber presionado a Ucrania para que investigara a uno de sus rivales políticos, el ex vicepresidente Joe Biden.

"Estos testigos son significativos y la Casa Blanca entiende que son significativos. Podemos deducir de su obstrucción que su testimonio podría ser aún más incriminatorio para el presidente", ha asegurado el presidente del comité de Inteligencia de la Cámara Baja, el demócrata Adam Schiff, en declaraciones a la prensa.

El propio Trump dio órdenes de que no compareciera por lo menos a uno de los cuatro funcionarios convocados mediante citación judicial, John Eisenberg, según ha revelado su abogado, William Burck, en un comunicado. Eisenberg es uno de los principales abogados del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca y los investigadores estaban interesados en interrogarle porque supuestamente recibió varias quejas de funcionarios tras la llamada que Trump mantuvo en julio con el presidente de Ucrania, Vladimir Zelenski. Ante esas inquietudes, Eisenberg propuso trasladar la transcripción de la llamada a un servidor clasificado y restringir el acceso a la misma, según The Washington Post.

Los otros funcionarios que se negaron a comparecer son un abogado de la Casa Blanca, Michael Ellis, y dos asesores, Brian McCormack y Robert Blair.

La situación parece ser el preludio de una nueva dinámica en la investigación: esta semana hay otros siete funcionarios o ex funcionarios convocados a testificar ante los comités de la Cámara Baja –incluido el ex asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton– y hasta ahora ninguno ha confirmado su asistencia

Mientras, los comités encargados de la pesquisa publicaron las dos primeras transcripciones de las audiencias que mantuvieron a puerta cerrada en octubre: la de Marie Yovanovitch, embajadora de EEUU en Ucrania hasta mayo; y la de Michael McKinley, un diplomático que renunció a su cargo hace tres semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios