El Estado Islámico reivindica el atentado que mató a tres españoles en Afganistán

"Los combatientes atacaron a turistas cristianos y a sus compañeros chiíes", señalan al atribuirse la matanza

Dos farmacéuticas, madre e hija, entre los españoles asesinados en Afganistán

Un guardia de seguridad talibán en un puesto de control en Afganistán
Un guardia de seguridad talibán en un puesto de control en Afganistán / EFE

El Cairo/El grupo terrorista Estado Islámico (EI) se ha atribuido este domingo el atentado perpetrado el viernes en la ciudad de Bamiyán, en el centro de Afganistán, donde murieron tres turistas españoles y tres afganos.

La agencia Amaq, afín a los yihadistas, ha indicado en un comunicado publicado en Telegram que "turistas cristianos fueron objeto de un ataque armado en la ciudad afgana de Bamiyán" por parte de combatientes del Estado Islámico, que "atacaron un autobús turístico" mientras recorría la ciudad.

"Los combatientes atacaron a turistas cristianos y a sus compañeros chiíes (rama del islam despreciada por el EI) con ametralladoras, matando e hiriendo a siete cristianos y a unos cinco chiíes hazaras", añadió la agencia.

Asimismo, Amaq ha especificado que "los cristianos muertos y heridos eran de diferentes nacionalidades, entre ellas de países como España, Noruega, Australia y Lituania", al tiempo que ha justificado que el atentado se produjo "en respuesta a las directivas de los líderes de Estado Islámico" de atacar a nacionales occidentales.

Además, ha apuntado que Bamiyán "es un destino importante para los turistas cristianos y paganos porque contiene estatuas de Buda" que, según Amaq, están "custodiadas" por los talibanes.

Según el director de Información y Cultura de Bamiyán, Safiullah Rayed, el ataque -el primero contra turistas extranjeros desde la llegada de los talibanes al poder en 2021- ocurrió el viernes hacia las 18:00 hora local (14:30 GMT), cuando el grupo "se encontraba dentro de un vehículo" mientras visitaba la ciudad.

Las víctimas mortales españolas son una mujer y su hija, farmacéuticas ambas, que regentaban sendas farmacias en la estación de Sants de Barcelona y en Terrasa, respectivamente, y un ingeniero jubilado de 63 años y natural de Girona, que había trabajado en la empresa química Covestro, en su planta de Tarragona.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, dijo ayer a EFE que los españoles que han sobrevivido al tiroteo observaron cómo una persona salió de un callejón y disparó "muy claramente" al grupo de turistas.

Un equipo de diplomáticos españoles aterrizó este domingo en Kabul y está trabajando para agilizar los trámites para la repatriación de los cuerpos de los tres españoles que murieron en el atentado.

Lo último