Reino Unido

Johnson irrita a Escocia al calificar de "desastre" la autonomía

  • Las críticas del jefe del Gobierno británico reavivan los bríos independentistas de la ministra principal de la región, Nicola Sturgeon.

El primer ministro británico, Boris Johnson, abandona Downing Street. El primer ministro británico, Boris Johnson, abandona Downing Street.

El primer ministro británico, Boris Johnson, abandona Downing Street. / Vickie Flores (Efe)

Unas declaraciones del primer ministro británico, Boris Johnson, en las que calificó de "desastre" la autonomía de Escocia han reavivado este martes los bríos independentistas de la ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon.

Famoso por sus exabruptos, el líder conservador ha vuelto a generar polémica, pero esta vez por criticar la descentralización en una reunión virtual con diputados tories que representan a circunscripciones del norte de Inglaterra.

Además de utilizar la palabra "desastre" para referirse a la autonomía, Johnson calificó de "error" la descentralización incentivada por el ex primer ministro laborista Tony Blair (1997-2007), quien dio luz verde a los referendos que llevaron a la formación del Parlamento de Edimburgo y de la Asamblea galesa.

El ministro británico de Comunidades, Robert Jenrick, trató de restar importancia a la controversia al afirmar, en declaraciones a la cadena Sky News, que el primer ministro siempre ha apoyado la descentralización, pero que "está muy preocupado por el aumento del nacionalismo y el separatismo" que buscan romper al Reino Unido.

La reacción de los nacionalistas escoceses no se hizo esperar. Sturgeon defendió que la mejor manera de "proteger y fortalecer" el Parlamento de Edimburgo es a través de la independencia de la región.

"Merece la pena señalar esos comentarios del primer ministro para la próxima vez que los tories digan que no son una amenaza para los poderes del Parlamento escocés o, más increíble, que apoyan los poderes autonómicos", tuiteó Sturgeon –líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP)– al criticar a Johnson.

Por su parte, el representante del SNP en la Cámara de los Comunes (baja), Ian Blackford, tuiteó que la mejor manera de acabar con la actitud del primer ministro es con la independencia.

Los reproches llegaron también desde la oposición laborista, cuyo portavoz en Escocia, Ian Murray, señaló que la descentralización es uno de los logros de los que su formación está más "orgullosa" y que la opinión de Johnson confirma que éste no cree en la autonomía. "Este Gobierno tendría que haber trabajado en colaboración con los gobiernos autonómicos durante esta crisis (de la pandemia). En cambio, el pueblo del Reino Unido ha pagado el precio de sus fracasos", declaró Murray a los medios al referirse a la grave situación sanitaria del país a causa de la pandemia.

El enfrentamiento con los nacionalistas se produce a seis meses de las elecciones al Parlamento de Edimburgo, que se celebrarán en mayo de 2021, en las que el SNP se perfila como favorito.

Este partido tiene 61 escaños en un Parlamento autonómico formado por 129 asientos y en el que los conservadores quedan en segundo lugar con 31 y los laboristas con 23, mientras que el resto de escaños están repartidos entre otras formaciones políticas.

De cara a esos comicios, los nacionalistas volverán a hacer campaña a favor de un segundo plebiscito, después de que en el primero, celebrado el 18 de septiembre de 2014, los escoceses rechazaron la independencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios