Mundo

El Senado propulsa al Supremo al juez de Trump bajo sospecha

  • Kanavaugh supera por dos votos un trámite clave para ser designado

  • Hoy puede ser definitivamente elegido

Miles de manifestantes se congregaron delante del Senado de Estados Unidos para protestar por la candidatura al Supremo de Brett Kanavaugh. Miles de manifestantes se congregaron delante del Senado de Estados Unidos para protestar por la candidatura al Supremo de Brett Kanavaugh.

Miles de manifestantes se congregaron delante del Senado de Estados Unidos para protestar por la candidatura al Supremo de Brett Kanavaugh. / ERIK S. LESSER / efe

El Senado de Estados Unidos votó ayer con una escasa mayoría a favor de poner fin al debate sobre la candidatura de Brett Kavanaugh al Tribunal Supremo de Estados Unidos, sobre quien pesan acusaciones de abuso sexual. De esta forma, la votación sobre la candidatura de Kavanaugh puede llevarse a cabo ya hoy mismo. Tres mujeres han acusado a Kavanaugh de haberlas asaltado sexualmente cuando eran estudiantes. El magistrado rechaza de forma vehemente todas las acusaciones.

Antes de la votación, los demócratas opositores volvieron a criticar duramente al candidato del presidente, Donald Trump. El jefe del grupo de los demócratas, Chuck Schumer, expresó dudas sobre que sea la persona adecuada para formar parte del máximo tribunal y apeló a sus colegas republicanos a no votar por Kavanaugh.

La votación de ayer tuvo una exigua diferencia de 51 votos a favor de Kavanaugh frente a los 49 que optaron por votar en contra. La senadora republicana Lisa Murkowski votó en contra de poner fin al debate. Por otra parte, Joe Manchin, de los demócratas opositores, votó a favor.

Por su parte, Trump elogió al Senado y dijo estar muy orgulloso de que éste haya decidido avanzar con la nominación. El mandatario estadounidense propuso al jurista de 53 años para el Tribunal Supremo.

Los republicanos cuentan con una escasa mayoría en la Cámara Alta. En los últimos días, los conservadores se mostraron optimistas con que conseguirán la cantidad necesaria de votos. Si los demócratas votan de forma cerrada contra Kavanaugh, bastaría con dos disidentes en las filas de los republicanos para bloquear la nominación.

Sin embargo, el senador republicano Jeff Flake dio a entender ayer que votaría a favor de Kavanaugh. Flake afirmó, de acuerdo con el diario The Washington Post y el canal MSNBC, que votará a favor de Kavanaugh mientras no haya grandes cambios.

Su colega de partido Murkowski subrayó, en cambio, que siempre votará en contra del conservador Kavanaugh. En su visión, cree que el jurista es un "buen hombre", pero no el "hombre adecuado" para el tribunal en este momento.

Tanto Flake como Murkowski eran considerados los posibles disidentes entre los republicanos. Ahora el foco se dirige a Susan Collins, que por ahora no dejó claro qué decidirá con su voto. También hay que ver si algún demócrata, como fue ayer el caso de Manchin, vota en línea con los republicanos. En tanto, Trump calificó como "profesionales pagados" a los manifestantes que protestan desde hace varios días contra el posible nombramiento de Kavanaugh.

"Miren todas esas pancartas idénticas, profesionalmente hechas", escribió Trump en Twitter. "Estas pancartas no fueron confeccionadas con amor en el sótano", agregó. El presidente acusó al inversor y filántropo estadounidense de origen húngaro George Soros, entre otros, de haber pagado a los manifestantes.

Ningún juez que opta al máximo tribunal estadounidense tiene fácil su confirmación. Es una magistratura vitalicia con un poder crucial en el devenir del país. Pero pese a toda la polémica, si en la votación final no hay giros, Kavanaugh será el nuevo miembro del Supremo por mucho tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios