mundo

La ley antimáscaras solivianta a los opositores en Hong Kong

  • Los comercios y bancos chinos se convierten en el principal objetivo de los actos vandálicos

Un manifestante con una máscara en una de las protestas violentas registradas en Hong Kong. Un manifestante con una máscara en una de las protestas violentas registradas en Hong Kong.

Un manifestante con una máscara en una de las protestas violentas registradas en Hong Kong. / FAZRY ISMAIL / efe

Estaciones de metro selladas, comercios y bancos de propiedad china destrozados y enfrentamientos con la Policía es el resultado de la caótica madrugada que vivió el sábado Hong Kong, ahora prácticamente paralizada tras las protestas contra la ley que prohíbe las máscaras en las protestas y que fue desafiada por los manifestantes.

Más de un millar de personas retaron con sus máscaras la decisión de la Jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, de invocar una ordenanza de la época británica para aprobar su ley, que según ella busca identificar más fácilmente a los manifestantes violentos para sofocar las protestas que se suceden en la ciudad desde hace cuatro meses. Nada más lejos de la realidad: la ciudad amaneció con el cierre generalizado de estaciones de metro, tiendas y bancos tras una noche marcada por el vandalismo y la violencia en toda la urbe.

Tiendas y bancos vinculados a China fueron objetivo de los manifestantes más violentos, como la fachada de una sucursal del Banco de China en Tsuen Wan, donde arrojaron cócteles molotov en su interior. Destacó un incidente ocurrido en el barrio de Tuen Mun, donde un grupo de manifestantes atacó a un policía fuera de servicio que se encontraba en su vehículo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios