Mundo

El espionaje interior alemán vigila al ala más radical de la ultraderechista AfD

  • La Oficina Federal para la Protección de la Constitución considera probadas las sospechas de que El ala es una organización con aspiraciones extremistas y podrá controlarse con todos los medios.

El presidente de la BfV, Thomas Haldenwang, durante la rueda de prensa en Berlín. El presidente de la BfV, Thomas Haldenwang, durante la rueda de prensa en Berlín.

El presidente de la BfV, Thomas Haldenwang, durante la rueda de prensa en Berlín. / HAYOUNG JEON (Efe)

El sector más radical de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), llamado Der Flügel (El ala), se ha convertido oficialmente en objeto de vigilancia especial del espionaje interior, informó este jueves la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV).

En una rueda de prensa, el presidente de la BfV, Thomas Haldewang, señaló que su organismo considera probadas las sospechas de que se trata de una organización con aspiraciones extremistas y que "los indicios de anticonstitucionalidad se han traducido en certeza".

"Es un hecho que se constataron violaciones contra elementos fundamentales del orden liberal y democrático, la dignidad del ser humano, la democracia y los principios de un Estado de derecho", precisó.

Los servicios secretos de Interior catalogaron en enero de 2019 a El ala, fundada por el presidente del grupo parlamentario de la AfD en Turingia, Björn Höcke, como caso de sospecha en el espectro del extremismo derechista, así como las juventudes del partido, la Junge Alternative (Alternativa joven).

El paso a ser considerado ahora objeto de vigilancia especial implica que el movimiento puede ser observado con todo el instrumental del que disponen los servicios secretos. Entre estos recursos figuran, por ejemplo, la posibilidad de reclutar a informantes y la recopilación y el almacenamiento de datos sobre personas concretas.

A El ala pertenecen, además de Höcke, considerado el representante más próximo al neonazismo, el líder de AfD en Brandeburgo y miembro de la junta directiva federal, Andreas Kalbitz, de quien se conocen en el pasado vínculos estrechos con neonazis.

"Es un hecho que se ha registrado un significativo aumento de la importancia de los principales representantes de estas aspiraciones extremistas en El ala, específicamente de los protagonistas Björn Höcke y Andreas Kalbitz. Ambas personas son extremistas de derecha", dijo Haldewang.

Oficialmente El ala no forma parte del partido, por lo que tampoco existe un listado de miembros, aunque según Joachim Seeger, jefe de departamento sobre extrema derecha de la BfV, se estima que un 20% del partido, es decir, alrededor de 7.000 personas, pertenecen a este movimiento particularmente radical.

También Seeger constató el aumento de la importancia de Höcke y Kalbitz, así como el desarrollo organizativo continuo de este sector más radical, que sobre todo en Sajonia y Turingia dicta predominantemente la línea del partido.

Haldewang subrayó que para tener una "panorámica completa y rigurosa de la extrema derecha" es necesario señalar también "el racismo, el odio y el acoso por parte de partidos representados en el Parlamento".

"Hoy sabemos que las democracias pueden fracasar si son dinamitadas desde dentro por sus adversarios. Ésa es la advertencia que nos ha dejado la historia", dijo, y afirmó que la mayor amenaza para la democracia proviene hoy del espectro ultraderechista, con un potencial estimado de 32.000 personas, 13.000 de ellas dispuestas a emplear la violencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios