X Festival de la guitarra | Crítica Rodrigo por bulerías

Arnaud Dumond, derecha, y Pedro sierra en 'Clásico por flamenco'. Arnaud Dumond, derecha, y Pedro sierra en 'Clásico por flamenco'.

Arnaud Dumond, derecha, y Pedro sierra en 'Clásico por flamenco'. / Grupo Joly

La idea de la propuesta Clásico por flamenco es introducir elementos jondos en un repertorio que, si bien es clásico, está trufado de elementos rítmicos, melódicos y armónicos extraídos de las danzas populares españolas. Sierra y Dumond han buceado en los orígenes flamencos de la primera danza de La vida breve de Falla y se han encontrado con la soleá y la bulería. Eso sí, interpretaron la soleá y la bulería de hoy, no las de la fecha de composición de la pieza. Y eso demuestra la libertad con la que está tratado el material de base en este concierto, pese al respeto con el que se ha tratado al mismo. De hecho la bulería, la magna composición de la Niña de los Peines, era entonces una recién nacida.

En otros casos el tratamiento es aún más libre. Así, por ejemplo, la Zarabanda de Haendel se vio introducida por unos compases de rondeña y Asturias de Albéniz, respecto a la cual, tras la interpretación de anoche, nos queda aún más claro que es una bulería, se preludió con unas variaciones por granaínas. En el Zapateado de Rodrigo se encontró muy cómodo Sierra, ya que este ritmo es uno de los más característicos de la guitarra flamenca. Y el Adagio del Concierto de Aranjuez introdujo, en uno de sus pasajes, un obvio ritmo por bulerías. Todo un atrevimiento y todo un acierto. Dumond es un intérprete enérgico y muy seguro y Sierra es uno de los tocaores más versátiles del panorama actual. El resultado es tan riguroso como refrescante.

En la primera parte Spera ofreció la música de dos compositores catalanes, uno introvertido, Monpou, y otro tan abierto y popular como Granados, en transcripciones para guitarra de 10 cuerdas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios