BACH EN NAVIDAD | CRÍTICA Bach como medida de la calidad

Un instante del concierto celebrado anoche en la Sala Turina. Un instante del concierto celebrado anoche en la Sala Turina.

Un instante del concierto celebrado anoche en la Sala Turina. / VÍCTOR RODRÍGUEZ

Comentarios 1

La siempre activa Asociación de Amigos de la Orquesta Barroca de Sevilla abordó ayer por partida doble posiblemente su proyecto más ambicioso hasta el momento. Porque formar desde cero un coro y un conjunto instrumental capaz de conseguir unas notables versiones de las obras de este programa, cerrar un sobresaliente cuarteto vocal, conseguir cuatro solistas de clave y embarcar en todo ello a una figura como Jacques Ogg podría recordarnos aquello de “fagamos un concierto tal...”.

Lo hemos dicho repetidas ocasiones en estas páginas: Sevilla atesora un talento musical que las instituciones culturales no saben aprovechar por desconocimiento y desinterés. Pero por una vez la sociedad civil da una bofetada en la cara de los jerifaltes de la cosa hispalense y les demuestra que no hace falta tanto dinero ni glamour para que la Cultura de verdad aflore en Sevilla.

Con la entusiasta dirección de Ogg (no paró de sonreir todo el concierto, como si no se creyera lo que estaba pasando en la Andalucía de Canal Sur) y tres espléndidos solistas al clave, se oyeron muy solventes versiones de los conciertos BWV 1064 y 1065. En el primero se hizo patente la falta de un par de violines más para fortalecer el magro sonido, pero en los tiempos lentos ello redundó en la claridad y transparencia del tejido textural de los claves. Con acentuación moderada, la articulación y el fraseo ganaron en energía en el BWV 1065.

En la quinta cantata del Oratorio de Navidad se estrenó el Coro de la AAOBS. Formado por Cristina Bayón, sorprendió su precisión y su empaste ya desde el nada sencillo arranque. Ogg utilizó aquí una dirección más afín a los contrastes y a los detalles acentuales. Estupendos solos de oboe y violín y brillante cuarteto solista: a destacar el lirismo de Sordo y la oscura sedosidad de Infante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios