Cultura

Depeche Mode no actuará en Sevilla por la falta de un recinto cubierto adecuado

  • Días después de cancelar su concierto del 12 de julio, la banda ofreció la posibilidad de actuar el próximo febrero, pero la opción no fructificó por el insuficiente aforo de San Pablo, el único espacio que se barajó

Comentarios 52

En contra de casi toda evidencia, Alfredo Sánchez Monteseirín trató ayer de reactivar la ilusión de los seguidores de Depeche Mode, cuyo concierto en Sevilla, previsto para el pasado 12 de julio, finalmente se canceló debido a una lesión muscular del cantante de la banda, Dave Gahan. "A ver si lo podemos recuperar", declaró el alcalde de la ciudad en una entrevista concedida a Europa Press.

La realidad, sin embargo, aconseja rebajar considerablemente el entusiasmo de esta afirmación de Monteseirín y convierte en insuficientes las labores en este sentido del gobierno de una ciudad que carece, por ejemplo, de un recinto cubierto de gran aforo para asumir conciertos de proyección internacional fuera de la temporada primaveral o veraniega.

Éste es de hecho el motivo por el que es "imposible en un 99,99%" que Depeche Mode actúe en Sevilla durante 2010, según declaró ayer a este medio un representante de la promotora Riff Producciones, encargada de la gira de la banda en España. La misma fuente reveló además que ya el mismo mes de julio, sólo una semana después de la cancelación, hubo una posibilidad seria de que los británicos actuaran en la ciudad en febrero de 2010. Esto se habría logrado si Sevilla hubiera contado con un recinto cubierto capacitado para albergar como mínimo a 20.000 espectadores, como por ejemplo el Palacio de los Deportes de Madrid o el Palau Sant Jordi de Barcelona.

El único espacio de estas características en la ciudad es el Pabellón de San Pablo, de todos modos muy por debajo de ese aforo, menos de 8.000 personas en condiciones normales, 10.000 si se habilitan gradas supletorias.

Aproximadamente ese aforo tiene también el Auditorio de la Cartuja, que no habría valido para albergar el concierto después de que el proyecto que surgió en 2006 para instalar una cubierta desmontable, con el objetivo de reforzar el uso cultural del recinto, a la postre se quedara sólo en el papel. Había no obstante una alternativas que los organizadores del concierto ni siquiera llegaron a contemplar. Era el mismo Estadio de la Cartuja donde si Gahan no hubiera sufrido esa lesión, un desgarro en un gemelo molesto pero no grave, se habría celebrado en julio el concierto, el último en Europa antes de viajar a Canadá y Estados Unidos para ofrecer una extensa gira norteamericana. El recinto no ofrecía problema alguno en verano, explican desde la promotora, pero sí en invierno, debido a posibles inclemencias meteorológicas, que suelen disuadir a las bandas y a los organizadores de sus tours y, en este caso, también al público foráneo. En 2004, para albergar la final de la Copa Davis de tenis, en el llamado Olímpico se instaló una cubierta precisamente para evitar problemas de este tipo. Esta posibilidad jamás llegó a plantearse para la actuación de Depeche Mode, de manera que este emplazamiento quedó inmediatamente descartado.

De momento, el Ayuntamiento no se ha puesto en contacto con Riff Producciones para renegociar la actuación. "Y de todos modos -advierte una fuente de esta empresa con sede en Cazorla- eso no significaría que pudiéramos hacerlo [que Depeche Mode tocara en Sevilla]. El problema es que las fechas de la gira para 2010 están cerradas, es decir, es un asunto que no depende de nosotros, sino de la propia banda, que tiene ya otros compromisos adquiridos. Es que no hay un solo hueco en su agenda".

La multitudinaria actuación (asistieron unas 70.000 personas) de Héroes del Silencio, en octubre de 2007, reforzó esta voluntad municipal de aprovechar un estadio infrautilizado, por momentos casi desahuciado. La organización del concierto, algo caótica, y sobre todo el colapso del tráfico que se vivió entonces se corrigió notablemente para la visita de Madonna, que congregó en octubre del año pasado a menos espectadores (unos 50.000) pero tuvo una repercusión aún mayor. El rotundo triunfo de la artista (que en Zaragoza atrajo a 20.000 menos) pareció apuntalar para los promotores internacionales las posibilidades de Sevilla como sede de conciertos internacionales de gran envergadura, rubricadas de nuevo el pasado 28 de julio con el exitoso concierto de Bruce Springsteen. Una serie de acontecimientos cuya espectacularidad no sirve para reparar ciertas deficiencias de la ciudad en infraestructuras musicales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios