Francisco Fernández-Rueda. Tenor. "Ojalá estuviera en mis manos tener una mayor presencia en Sevilla"

  • El intérprete estepeño, un nombre destacado en la escena internacional de la música antigua, visita este martes el Espacio Turina con el ciclo de canciones ‘La bella molinera’

El tenor Francisco Fernández-Rueda. El tenor Francisco Fernández-Rueda.

El tenor Francisco Fernández-Rueda. / Michal Novak

El tenor estepeño Francisco Fernández-Rueda, con una sólida carrera internacional en la música antigua que le ha llevado a colaborar con maestros de la talla de Enrico Onofri, William Christie y John Eliot Gardiner, llega al fin a su tierra como protagonista del ciclo de canciones La bella molinera, que interpretará este martes en la Sala Turina dentro del ciclo Otoño Barroco junto al gran pianofortista Arthur Schoonderwoerd.

–¿Cuánto tiempo llevaba sin cantar en Sevilla?

–En realidad tengo que confesar que éste es mi debut como profesional aquí. Inicié mi formación vocal aquí, primero junto a Alonso Salas y luego como miembro del Coro Barroco de Andalucía, pero como solista no había cantado aún.

–¿A qué se debe esa ausencia?

–Sinceramente no tengo respuesta y ojalá estuviera en mis manos el poder tener más presencia en Sevilla. En todo caso, en lo que a mí respecta, he estado siempre dispuesto a venir, tanto es así que en esta primera ocasión no lo he dudado. También he hecho algunas propuestas que no han tenido respuesta o una respuesta muy difusa tras la que no se llegó a concretar nada.

–¿Qué le gustaría cantar en Sevilla?

–Si fuese mañana mismo, el rol de Tito en La Clemenza di Tito de Mozart, un papel que, hoy por hoy, me va como anillo al dedo. Mozart es un referente en mi carrera hasta ahora y un compositor con el que me siento muy a gusto. He cantado ya roles como Ottavio en Don Giovanni, Ferrando en Così fan tutte o Tamino en Die Zauberflöte. Si me preguntas más a largo plazo y en plena madurez vocal, me encantaría poder afrontar Werther de Massenet. El personaje de Werther requiere una nobleza y pureza vocal que creo mi voz posee. Pero, ¿por qué no también algún título de Manuel García, el gran cantante y compositor sevillano del siglo XIX que desde aquí quisiera reivindicar?

–¿Cuáles son los principales retos a la hora de abordar un ciclo como Die schöne Müllerin?

–Principalmente, el mayor reto es el de quitarme todo tipo de complejos a la hora de abordar este repertorio. A veces se piensa que esta música está hecha sólo para cantantes alemanes y no estoy para nada de acuerdo. No pretendo ofrecer una interpretación a la alemana desde el punto de la emisión vocal. Pretendo ser yo mismo, como cantante mediterráneo y latino que me considero, que se enfrenta a un ciclo de lied alemán.

Con el pianofortista Arthur Schoonderwoerd. Con el pianofortista Arthur Schoonderwoerd.

Con el pianofortista Arthur Schoonderwoerd. / Karen Majelyne

–¿Es la primera vez que afronta este ciclo?

–En concierto sí. Hace años, durante mi época de estudiante en Barcelona, había trabajado prácticamente todo el ciclo, pero no lo había hecho aún en concierto. Es un reto ilusionante poderlo hacer ahora en mi tierra. Hace tan sólo unos meses he interpretado en Andorra el otro gran ciclo schubertiano, el Winterreise, en una maravillosa puesta en escena de Joan Anton Rechi, junto a mi querido Rubén Fernández Aguirre al piano. Una versión escenificada con bloques reales de hielo en escena que se podrá volver a escuchar el próximo mes de abril en el Teatro Arriaga de Bilbao.

"No pretendo hacer una interpretación ‘a la alemana’ del ciclo. Seré yo, un cantante latino y mediterráneo"

–¿Cuáles serían los momentos más importantes de su carrera internacional?

–Bueno, el primero cronológicamente y el que me dio a conocer en el panorama internacional, fue el participar en la prestigiosa Academia del Jardin des Voix, junto a William Christie y Les Arts Florissants. Gracias a Bill Christie pude participar en una gira internacional por las principales salas de conciertos del mundo, así como en mi primera producción de ópera profesional. Una experiencia inolvidable. Destacaría también mi más reciente participación con John Eliot Gardiner, el Monteverdi Choir y los English Baroque Soloists en el año monteverdiano, que me ha permitido interpretar alguno de los más bellos roles de las óperas del genio de Cremona en Europa y EEUU. También destacaría mi colaboración con Iván Fischer y la Budapest Festival Orchestra hace tan sólo un mes, o mi debut en febrero del presente año en el mítico Teatro la Fenice de Venecia interpretando Il rè pastore de Mozart.

–¿Algún adelanto de futuros proyectos?

–Aparte de la versión escenificada del Winterreise de Schubert en el Teatro Arriaga para el próximo abril que ya he adelantado, justo el próximo mes debutaré en Austria con la Novena Sinfonía de Beethoven junto a la Haydn Philharmonie Orchestra, el Wiener Kammerchor y Enrico Onofri. Será en un lugar emblemático, el Palacio Esterházy de Viena, donde ya tuve el honor de cantar la ópera Armida de Haydn en 2018. Tengo también programada una gira interpretando el Messiah de Haendel junto a Václav Lucks y la orquesta Collegium 1704 de Praga, un recital en torno a la figura de Corselli en el Festival de Badajoz, o un Don Giovanni de Mozart en Alemania. Ya para finales de año, realizaremos los conciertos de presentación del disco grabado para el sello DECCA: Enea in Caonia de Hasse junto a Stefano Montanari y la Enea Baroque Orchestra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios