A.K.A. (Also known as) | Crítica de Teatro

Inmenso Lluis Febrer

Teatro gestual y corporal en 'A.K.A.' Teatro gestual y corporal en 'A.K.A.'

Teatro gestual y corporal en 'A.K.A.' / ona vilar

A.K.A. es uno de tantos proyectos de compañía pequeña que unen los esfuerzos de un escritor, el argentino Daniel J. Meyer, de una directora, Montse Rodríguez y de un intérprete, Albert Salazar. Ensayos en un centro cívico y estreno en una sala  de Barcelona. Crítica y público se vuelcan con esta obrita. Cuatro premios Butaca y dos Premios Max (autoría revelación  y actor protagonista para Albert Salazar). 

En Sevilla el papel protagonista ha sido interpretado por Lluis Febrer que, a tenor de su maravilloso trabajo también se merece los premios que obtuvo su compañero con el que actualmente comparte cartel. La interpretación de Febrer es tan perfecta que da miedo. Con las técnicas de teatro gestual (Decroux, Lecoq) y con la estupenda dirección de Montse Rodríguez, vemos al joven Carlos  de 15 años al mismo tiempo que vivenciamos al resto de los personajes de esta historia de amor y de denuncia del racismo en nuestra sociedad.

Carlos nació moro y, tras su adopción, se crió como español. Adolescente, no se identifica, no sabe quien es. Es la sociedad la que lo culpabiliza pero son las mujeres quienes ejecutan la injusticia que sufre. Ante un texto de una frescura arrolladora que embelesa en su primera parte me parece un error desnudar a un santo para vestir a otro: Xenofobia contra denuncias falsas de violación por parte de las mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios