Caracolá de Lebrija Lebrija celebra la memoria visual de Ramón Amaya

  • Una exposición en la Sala Misericordia reúne hasta el domingo las mejores instantáneas de los festivales flamencos captadas por este fotógrafo autodidacta 

Fernanda de Utrera en una de las secuencias expuestas en Lebrija. Fernanda de Utrera en una de las secuencias expuestas en Lebrija.

Fernanda de Utrera en una de las secuencias expuestas en Lebrija. / Ramón Amaya

Los más grandes cantaores de la época, como Fernanda de Utrera y Chocolate, irradian la fuerza de su temperamento y su arte en las fotografías del lebrijano Ramón Amaya que pueden verse hasta el domingo en la Sala Misericordia de su ciudad natal. La exposición, titulada Memoria de los festivales flamencos, es una producción del portal Lebrijaflamenca.com que dirigen Araceli Pardal y Pedro Carrasco, así como de la Asociación Cultural del Pueblo Gitano de Lebrija.

Organizada con motivo de la Caracolá lebrijana, una de las citas de referencia del paisaje flamenco andaluz, la muestra reúne una serie de fotografías en blanco y negro que reflejan los años de gloria del arte jondo a través de sus principales protagonistas. Destaca por su especial relevancia la figura de Manuel de Paula, Caracol de Oro 2019, y primo del autor de las imágenes.

Las imágenes de Ramón Amaya (1948) se agrupan en secuencias que ofrecen hasta tres estampas distintas de grandes artistas del período que va de 1988 a 1992 en las que se resalta el componente emocional de cada modelo y la relación cercana que estableció con el fotógrafo.

El cantaor gitano Antonio Núñez, Chocolate, en plena actuación. El cantaor gitano Antonio Núñez, Chocolate, en plena actuación.

El cantaor gitano Antonio Núñez, Chocolate, en plena actuación. / Ramón Amaya

Nieto de la cantaora Antonia Pozo, su vinculación con las grandes sagas gitanas de Lebrija y Utrera, así como su amplio conocimiento de la tradición flamenca, han propiciado una aproximación muy sensorial y genuina a artistas que hoy forman parte de la historia dorada del género.

Ramón Amaya, lebrijano afincado en Sevilla, cuenta con una larga trayectoria profesional en la fotografía pero, según precisa Araceli Pardal, es la primera vez que expone al público. "Gitano y autodidacta, comenzó a ganarse la vida con la fotografía en los tiempos en los que ésta era prácticamente un oficio artesanal. Ramón Amaya ha sido fotógrafo de prensa en el desaparecido Diario 16, ha hecho fotografía aérea y ha trabajado en lugares señeros de Sevilla como la Real Maestranza y la Hermandad de los Gitanos. Se ha adaptado a la época digital también echando mano de su sabiduría innata y de los conocimientos adquiridos a lo largo de su trayectoria profesional".

Las imágenes de Ramón Amaya, aún activo, pueden disfrutarse en su página de Facebook Objetivo Flamenco.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios