Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Cultura

Ken Loach triunfa por segunda vez en el Festival de Cannes con 'I, Daniel Blake'

  • Cristian Mungiu y Olivier Assayas, mejores directores 'ex aequo' en un palmarés muy discutido. El iraní Shahab Hosseini y la filipina Jaclyn Rose se hicieron con los premios de interpretación.

Ken Loach ganó ayer la Palma de Oro de la 69 edición de Cannes por I, Daniel Blake, la segunda de su carrera tras la conseguida hace una década por El viento que agita la cebada. El veterano cineasta británico muestra en esta cinta de una forma cruda el humillante sistema laboral actual que hunde a los trabajadores más vulnerables. El palmarés, muy discutido por gran parte de la prensa y de los críticos, deparó además sendos premios para el rumano Cristian Mungiu y el francés Olivier Assayas, ganadores ex aequo del premio a la mejor dirección por Bacalareat y Personal Shopper, respectivamente. En el apartado interpretativo, la decisión del jurado sonrió al actor iraní Shahab Hosseini, protagonista de The client, dirigido por Asghar Farhadi (también premio al mejor guión), y a la filipina Jaclyn Rose, por Ma'Rosa, de Brillante Mendoza.

La directora Andrea Arnold se alzó con el Premio del Jurado por American Honey, un relato sobre adolescentes desarraigados en Estados Unidos, mientras que el Gran Premio del Jurado fue para el canadiense Xavier Dolan, que presentó Juste la fin du monde y lleva años ejerciendo de enfant terrible en la industria del cine, de momento con bastante éxito.

No pudo decir lo mismo Pedro Almodóvar, cuya Julieta se fue de vacío. Lo mismo le ocurrió a Jim Jarmusch, que con Paterson cautivó a la crítica y al público y sonaba como el gran favorito. El jurado no le concedió ningún premio, como tampoco lo hizo a otros cineastas, como Bruno Dumont, Alain Guiraudie o Paul Verhoeven, que a tenor de la crítica desplazada a la localidad francesa habrían merecido un reconocimiento.

Pero la gloria, la del jurado al menos, fue para I, Daniel Black, en la que Loach, en su línea habitual, cuenta la historia de un carpintero que ha sufrido un infarto, por lo que los médicos le recomiendan que no vuelva aún a su trabajo. El sistema, en cambio, no opina lo mismo, por lo que la Seguridad Social lo obliga a buscarse un empleo bajo la amenaza de retirarle el subsidio. En una de sus visitas a la oficina de empleo, el carpintero conoce a una madre soltera con dos hijos pequeños y sin trabajo, que no tiene dinero ni para comer y a la que le cancelan el subsidio por llegar tarde a una cita en la oficina municipal. La pareja protagoniza la película de Ken Loach, con un guión firmado por su colaborador habitual, Paul Laverty. "El Festival de Cannes es muy importante para el futuro del cine, por favor, sigan siendo fuertes", dijo Loach en su discurso de agradecimiento, al que puso fin con una exhortación: "Otro mundo es posible, y además necesario".

En una decisión muy abucheada, Olivier Assayas fue distinguido en el certamen más prestigioso del mundo por primera vez por Personal Shopper, una película que mezcla el materialista mundo de la moda con la espiritualidad y la búsqueda interior, fantasmas incluidos, de una mujer (Kristen Stewart) que acaba de perder a su hermano gemelo. Por su parte, Mungiu (Bucarest, 1968) ganó la Palma de Oro en 2007 con su primer trabajo 4 meses, 3 semanas y 2 días, y en 2012 fue distinguido con el premio al mejor guión. Bacalaureat, su tercer trabajo en la competición reina de Cannes, es un retrato de la Rumanía actual, un país donde impera una corrupción que ha aniquilado los sueños de cambio tras la caída del comunismo.

El director, productor y guionista australiano George Miller presidió el jurado, del que también formaron parte el director y guionista francés Arnaud Desplechin, la actriz estadounidense Kirsten Dunst, la actriz y directora italiana Valeria Golino, el actor danés Mads Mikkelsen, el director y guionista húngaro László Nemes, la actriz y cantante francesa Vanessa Paradis, la productora iraní Katayoon Shahabi y el actor canadiense Donald Sutherland.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios