Festival de Cine Europeo de Sevilla El SEFF en el barco de 'Fitzcarraldo'

  • El festival no descarta la posibilidad de que no haya palmarés de la Sección Oficial si se decreta un nuevo confinamiento

  • Emmanuelle Béart recibirá (telemáticamente) el Premio Ciudad de Sevilla

Antonio Muñoz y José Luis Cienfuegos, este martes en el hotel sede del festival. Antonio Muñoz y José Luis Cienfuegos, este martes en el hotel sede del festival.

Antonio Muñoz y José Luis Cienfuegos, este martes en el hotel sede del festival. / José Ángel García

Si fuera un barco, el inminente Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF) se va pareciendo cada día más al de Fitzcarraldo. Al menos esa es la sensación que tiene el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento, sin ser capaz de perder de vista –al igual que las demás personas presentes en el acto que se ha celebrado este martes– la evolución de la pandemia, desbocada en las últimas semanas, y la sombra de un más que probable confinamiento asomando en el horizonte inmediato. Hace Antonio Muñoz el paralelismo cinéfilo sonriendo, tratando de no dejarse llevar por el desaliento, pero ya se sabe que el humor, cuando es bueno, no es más –ni menos– que un filtro particularmente eficaz y preciso para señalar verdades que no todo el mundo está dispuesto a reconocer abiertamente.

Se refiere al bellísimo delirio filmado por Werner Herzog en 1982, en el que un rico y excéntrico empresario-aventurero irlandés decide contra todos los elementos levantar un majestuoso teatro de ópera en el corazón de la selva amazónica, para lo cual, tras no pocas y extremas vicisitudes, deberá hacer subir de una pieza un barco atestado de materiales para la construcción del coliseo por un empinado monte, para luego descenderlo y retomar el curso de un río. Un imposible, en fin. En teoría... Y cabe recordar aquí que en el desquiciado rodaje del filme dicha hazaña épica e inverosímil se llevó a cabo sin que mediaran efectos especiales (si bien con no pocos heridos y algún que otro muerto, pero mejor rodear ahora de puntillas estos funestos detalles, ay).

"A izquierda y derecha amenaza un tremendo oleaje, y hasta algún iceberg, y piratas incluso... pero pese a todo el barco sigue adelante", retoma Muñoz el paralelismo con la película. "Tenemos la voluntad sólida de hacer posible esta edición", insistió. Y en consecuencia, "con ilusión y todavía con fuerzas pese a las circunstancias" y con la determinación de "resistir hasta donde podamos", como reconoce José Luis Cienfuegos, director del SEFF, el festival ha seguido este martes desgranando detalles de su decimoséptima edición referidos a la gala inaugural y el Premio Ciudad de Sevilla.

Emmanuelle Béart en una imagen de 'El abrazo'. Emmanuelle Béart en una imagen de 'El abrazo'.

Emmanuelle Béart en una imagen de 'El abrazo'. / D. S.

La primera será conducida este viernes por Edu Galán y Darío Adanti, fundadores de la revista satírica Mongolia, tendrá lugar en el teatro Lope de Vega y será transmitida en streaming en la web del SEFF. Tras la misma, se proyectará Ondina, el último trabajo del alemán Christian Petzold, doblemente reconocido en la última Berlinale con el premio de la crítica de internacional y con el Oso de Plata a la mejor actriz (Paula Baer).

En cuanto al premio Ciudad de Sevilla, lo recibirá la intérprete francesa Emmanuelle Béart, protagonista de El abrazo, un filme con el que el actor Ludovic Bergéry debuta en la dirección, y que se exhibirá en el festival dentro de la Sección Oficial fuera de concurso en la clausura del certamen, el próximo día 14. Hasta hace "tres o cuatro días", dice Cienfuegos, la actriz tenía el billete de avión sobre la mesa para desplazarse a Sevilla, conocer la ciudad, promocionar personalmente la película y recibir su homenaje. Sin embargo, dadas las muy adversas circunstancias epidemiológicas, finalmente dicho acto se celebrará de forma "híbrida, presencial y on line", al igual que se ha hecho recientemente en los festivales de San Sebastián y Sitges con Woody Allen y David Lynch, explica Cienfuegos, es decir, sin que Béart, "una de las estrellas más respetadas y populares del cine francés", habitual del cine de autor (Chabrol, Rivette, Techiné...) y protagonista de alguna que otra incursión hollywoodiense (Misión: Imposible), asista en persona.

José Luis Cienfuegos y Antonio Muñoz, este martes poco antes de su rueda de prensa. José Luis Cienfuegos y Antonio Muñoz, este martes poco antes de su rueda de prensa.

José Luis Cienfuegos y Antonio Muñoz, este martes poco antes de su rueda de prensa. / José Ángel García

Lo cierto, en cualquier caso, es que este martes había un elefante en la habitación, uno enorme además: ¿qué pasará con el festival si se confirma ese segundo confinamiento que nadie parece ya descartar? El jurado que decidirá el palmarés del festival, si es que finalmente lo hay (enseguida entramos en esta cuestión no precisamente menor), compuesto por Luis Urbano, Rosa Bosch, Carlos Ríos, Celia Rico y Frédéric Niedermayer, estará al completo en Sevilla "en los próximos días", se entiende que antes del viernes o no más tarde del fin de semana. El problema es que, de producirse el confinamiento, los cines se cerrarán y nadie podrá ver las películas de la Sección Oficial en salas, tampoco el jurado, lo que compromete muy seriamente la posibilidad de que exista un palmarés oficial. Cienfuegos, muy tajante, no quiere –o tal vez simplemente no puede– confirmar ni descartar tal eventualidad, pero defiende con vehemencia que el festival maneja "estrategias novedosas" para afrontar estas limitaciones y que el festival "no sólo tiene un plan A, sino un plan B y hasta un plan C".

Por ejemplo, todas las películas incluidas en la sección Nuevas Olas, uno de las más dinámicas y estimulantes del festival en los últimos años, se proyectarán en Filmin inmediatamente después de su proyección en sala y se podrán ver on line durante 24 horas. Ítem más: en virtud de un acuerdo logrado "en tiempo récord" con la Academia de Cine, las tres producciones españolas que forman parte de la Sección Oficial –Karen de María Pérez Sanz, La vida era eso de David Martín de los Santos y El año del descubrimiento de Luis López Carrasco– podrán verse –si no hay confinamiento, se entiende– en la sala de proyecciones de la sede de la Academia en Madrid.

"No nos vamos a rendir", insiste Cienfuegos, al frente de un equipo que trabaja, ciertamente, al límite y rectificando sobre la marcha debido a las restricciones para combatir la pandemia. Pero "determinadas películas", termina reconociendo el director del SEFF, no podrían exhibirse on line por "cuestiones delicadas", como los intrincados derechos legales de exhibición internacional. La cuestión es que esas "determinadas películas" a las que se refiere son, justamente, las que componen la Sección Oficial; vale decir el corazón del festival. Un corazón, o sea, totalmente en vilo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios