"Siempre soy libre, pero esta vez comparto mi libertad con unos músicos increíbles"

Rosario la Tremendita | Cantaora y compositora

La trianera se une a la Andalucía Big Band en un concierto en el Lope de Vega en el que reescriben en clave de jazz su disco 'Delirium Tremens'

Rosario la Tremendita.
Rosario la Tremendita. / Juan Carlos Muñoz

Este viernes el Teatro Lope de Vega (20:00, entradas de 9 a 25 euros) acoge un concierto muy singular, en el que la Andalucía Big Band se unirá a Rosario La Tremendita (Sevilla, 1984) para fundir géneros y estilos y así contribuir a la difusión de los principales valores de la innovación musical sevillana. El proyecto es una iniciativa de la Big Band, que invitó a Rosario a que eligiese uno de sus discos para que algunos de los maestros que componen la banda les hiciesen arreglos que transformasen el flamenco heterodoxo de todas las canciones en piezas que una gran banda de jazz pudiese respaldar en directo con plena solvencia. Rosario eligió Delirium Tremens, su disco del 2018, una obra que ya de por sí supuraba jazz.

-Va usted a interpretar sus canciones acompañada de la Andalucía Big Band. Sin duda, le habrán dado una vuelta de tuerca a su sonido que habrá hecho que usted se sorprenda, emocione… Hábleme de qué ha sentido cuando estos maestros le han ido dando a conocer los nuevos arreglos.

-He de reconocer que en el primer ensayo, en la primera frase, tuve que frenar mis lágrimas mientras cantaba. Es un viaje muy personal este álbum y escuchar esta obra que hice junto a Pablo Martín y todo el equipo sonando con esta Big Band es un sueño. Le han dado también una pincelada muy personal, respetando muchísimo la obra en origen. Tengo la intuición de que lo que ocurrirá este viernes será algo único e irrepetible.

-En Delirium Tremens hay muchos palos diferentes: bulerías, tangos, soleares, sevillanas, serranas… ¿a cuál de todos ellos les sientan mejor los nuevos arreglos? ¿Y a cuál peor, o al menos le nota usted más dificultad a la hora de asociar los sonidos de flamenco y big band?

-Todos tienen algo especial; en Para cantar la capa quitá es maravilloso el arreglo tan personal que ha hecho Javier Galiana; es realmente impresionante como suena Basta, bastón mudo. Cantar con esta Big Band es realmente mágico. Eso es lo mejor, la magia. Y lo peor es que los flamencos estamos acostumbrados a mucha improvisación, pero con 20 músicos eso es imposible; aún así, merece la pena.

-Además de las que usted cita, en Delirium Tremens hay canciones que sigue manteniendo en su actual repertorio en directo, como Valeriana o mi favorita, Huyo hacia el amo, en la que su voz tan tierna contrasta con lo intrincado de su música…

-Pues voy a ponerle los dientes largos, porque Huyo hacia el amo es impresionante con la Big Band; quiero llorar todo el tiempo. Es muy emocionante. Para mí es uno de los momentos más emotivos y espero que el viernes lo disfrute usted tanto como yo.

"Los flamencos estamos más acostumbrados a improvisar, pero con 20 músicos eso es imposible"

-Una vez me dijo usted que trataba de encontrar la sencillez dentro de la complejidad del cante; que trataba de salir de todas las reglas formales de los palos y ser libre. ¿Qué márgenes le han dejado, o se ha tomado usted, saltándose reglas marcadas, para mantener aquí su libertad estilística?

-Siempre soy libre porque es una necesidad vital, pero comparto mi libertad en esta ocasión con unos músicos increíbles, y ellos han tenido la complicidad y la entrega de entrar en mi mundo de Delirium Tremens con mucho cariño y respeto. Son unos músicos maravillosos y muy valientes, porque esta es una obra de gran profundidad emocional y de muy compleja ejecución.

Rosario la Tremendita.
Rosario la Tremendita. / Juan Carlos Muñoz

-Desde que creó Delirium Tremens hasta la edición de su actual obra, Tremenda, han pasado cuatro años, en los que sus canciones no han dejado de corroer tendencias y creado un mundo que va más allá de cualquier etiqueta. Sin embargo, usted mantiene que está más cerca que nunca de la raíz y la tradición. ¿Es esta una dicotomía difícil de desarrollar y por eso ha necesitado hacerlo dividiendo Tremenda en dos discos? ¿Cómo son estos de diferentes… y de similares?

-Es el mismo discurso, pero desde dos lugares diferentes. Es un viaje por el cante, desde mi ser. Ambos discos conviven entre sí. Tremenda es un trabajo de investigación sobre el acompañamiento al cante, las estructuras y los arreglos. El segundo, Tremenda Origen, es una vuelta a la raíz, desde donde nace esa obra llamada Tremenda. Mi música nace de la raíz, de la tradición y de la guitarra. La segunda parte es una vuelta a casa, al inicio de la creación.

-En ese segundo disco, que aparecerá en primavera, canta acompañada sólo de guitarristas flamencos porque su productor no le dejaba meter en el primer disco todas las guitarras flamencas que usted quería. Eso me recuerda a cuando Camarón terminó de grabar La leyenda del tiempo y lo primero que le dijo a su productor, Ricardo Pachón, fue que había quedado muy bonito, pero que para el próximo disco se dejara de eléctricas y volviesen a las guitarras de palo. ¿Significa esto que por muy transgresor y experimental que sea un artista flamenco siempre pesa más la tradición?

-En mi caso personal, tengo que reconocer que soy una mujer muy inquieta, libre y con muchas necesidades creativas. Pero soy flamenca, soy tradicional, tengo el carácter del barrio de Triana y vengo de algo maravilloso que siempre convive en mi con todas mis inquietudes. Y mi cante está muy vinculado a la guitarra flamenca, es mi pasión.

"Me interesan la creatividad, la emoción, evolucionar como artista y los discursos honestos y reales"

-Aparte de por los grandes artistas flamencos usted ha hablado siempre de referentes como Patti Smith o David Bowie, muy alejados ya en el tiempo. ¿Tiene otros referentes más actuales? ¿Qué le interesa de la música actual más allá del flamenco?

-Pues me interesa mucho la música de Snarky Puppy, Hiatus Kaiyote, Meshell Ndegeocello, por ejemplo. Me interesa la creatividad, la emoción, la evolución del ser como músico y artista; discursos honestos y reales.

stats