Teatro de la Maestranza

Teodora Gheorghiu debuta con la ROSS en el Concierto de Año Nuevo

  • La emergente soprano rumana homenajeará a Montserrat Caballé en una primera mitad dedicada a hitos del belcantismo tras la que Axelrod abordará valses y polcas de Strauss

Teodora Gheorghiu (Brasov, Rumanía, 1978) canta hoy y mañana en el Maestranza. Teodora Gheorghiu (Brasov, Rumanía, 1978) canta hoy y mañana en el Maestranza.

Teodora Gheorghiu (Brasov, Rumanía, 1978) canta hoy y mañana en el Maestranza. / Belén Vargas

Comentarios 1

La rumana Teodora Gheorghiu debuta en Sevilla gracias al Concierto de Año Nuevo de la Real Orquesta Sinfónica (ROSS), que dedica su primera mitad a hitos del belcantismo. La soprano abordará en el Maestranza -hoy a las 20:00 y mañana a las 12:00- un repertorio en el que han destacado grandes divas como Maria Callas y Montserrat Caballé.

La mujer como creadora, madre, inspiración y motor de cambio en el imperio austrohúngaro es el hilo conductor del concierto, que en su segunda mitad estará dedicado a los valses y polcas del más célebre de los Strauss, Johann II, autor de El Danubio azul. De él se escucharán algunos títulos menos conocidos: Marcha española, Damas vienesas, Champagne, Doncellas del Danubio, Tritsch-Tratsch y su mazurka Elogio a las mujeres.

Teodora Gheorghiu, nacida en 1978 y que actualmente reside en Lausana (Suiza), es una de las voces llamadas a ocupar el podio de la lírica internacional muy pronto, según avanzó el director artístico de la ROSS, John Axelrod. La cantante, que obtuvo una beca de José Carreras para continuar sus estudios, acaba de actuar con el tenor Juan Diego Flórez y de grabar un disco de arias italianas del XIX con la Orquesta de Praga. Es ya toda una estrella en la Ópera Estatal de Viena. Axelrod la conoció en una producción de El barbero de Sevilla, y ya entonces le sorprendió la elegancia vocal de Gheorghiu, su instinto musical y capacidad de improvisación.

La soprano ha confeccionado su propio programa con inteligencia y pasión. "He elegido algunas de mis piezas favoritas y más célebres de Bellini y Donizetti pero también incluyo alguna de sus arias menos conocidas, como La extranjera de Bellini, que dejó de cantarse en los años 80 por motivos que ignoro. Además, ofreceré fragmentos de Lucrezia Borgia de Donizetti y de la sinfonía Il Pirata de Bellini como homenaje a la española Montserrat Caballé, que nos dejó hace unos meses. Para mí ella fue quien mejor ha cantado Il Pirata de entre todas las sopranos", explicó.

Gheorghiu arrancará su actuación tras la obertura de La Cenerentola de Rossini y se promete un momento inolvidable con la obertura de La favorita de Donizetti, una de las más de 150 óperas ambientadas en Sevilla. "El belcantismo es muy difícil porque debes unir la fuerza de la melodía con grandes dosis de dramatismo. Resulta muy complicado encontrar el equilibrio justo de la voz y para mí este programa supone todo un reto. Desde que Axelrod y yo coincidimos por vez primera, hace más de diez años, mi técnica ha ido evolucionando hasta encontrar unas cadencias dentro de mi voz para adaptarla al belcanto", dijo.

Así, si en 2018 este Concierto de Año Nuevo dedicó su primera mitad a las arias de opereta, con el debut en Sevilla de la soprano alemana Nadja Michael, habitual del Metropolitan y el Covent Garden, ahora es Gheorghiu la que permite que la ROSS pruebe la versatilidad de un conjunto capaz de tocar con la misma calidad óperas belcantistas y valses vieneses.

En este sentido incidió el concertino de la ROSS, Éric Crambes, quien reconoció que "es muy difícil para una orquesta española conseguir ese sonido austríaco que admiramos en el Concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, con sus grandes directores. Pero gracias a Axelrod hemos logrado dominar ese estilo también. Creo que es una suerte para esta ciudad tener una orquesta que, en apenas un mes, puede tocar de manera fantástica música tan variada: rusa, ballet, Haendel, polcas, Rossini, Richard Strauss... Y qué duda cabe que es mejor escuchar en vivo a la ROSS tocando nuevos valses que no salen en la tele", apuntó el violinista francés.

"Los valses y el belcanto son música popular muy fácil de escuchar pero muy difícil de interpretar. Requiere de los intérpretes un gran virtuosismo y flexibilidad. Creo que este Concierto de Año Nuevo será inolvidable y algún día recordaremos que asistimos al debut sevillano de Gheorghiu ya que en el futuro será tan famosa que habrá que implorarle que venga", bromeó Axelrod.

"Del mismo modo" -añadió el maestro con un rictus más serio- "es imposible no apreciar el salto de calidad que ha dado la ROSS en los últimos años, salvo que se esté ciego y sordo. Ha sido la orquesta española que ha ofrecido un repertorio más versátil, apostando por títulos desconocidos como el programa del Centenario Bernstein, que además de ampliar nuestras miras y conocimientos ha dejado una huella duradera en Sevilla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios