Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Vicente Sordera y Rancapino Chico | Crítica

El cante clásico de Jerez y Cádiz

El cantaor Vicente Soto 'Sordera' El cantaor Vicente Soto 'Sordera'

El cantaor Vicente Soto 'Sordera' / Grupo Joly

Son raras las oportunidades de gozar en nuestra ciudad del cante del maestro Vicente Soto, así que la de anoche era una oportunidad de oro para gozar del cante clásico de Jerez. Además Soto ofreció un programa muy interesante con cantes poco habituales, escogiendo de su variado repertorio los estilos mineros de Manuel Torre y Fosforito y la cartagenera de Chacón, que hizo a su personal y temperamental forma, alejándose del modelo de su paisano. También la seguiriya de Paco la Luz que es una seña de identidad de su familia. Así como la bulería por soleá de La Moreno en la que evocó a su padre Manuel Sordera. Por tientos estuvo clásico rematando por tangos festeros. Soto es un maestro que pertenece a una generación muy brillante de cantaores y que atesora todo el conocimiento y entrega cantaora de su familia.

Rancapino Chico ofreció un recital muy redondo a su manera dulce y reposada. Soleares de la Serneta y la impresionante malagueña de Enrique el Mellizo que ejecuta en la forma rítmica y emotiva que patentó su padre Rancapino. Dedicó el cante a Jesús Monge Pijote, hermano de Camarón, fallecido ayer. También tuvo un recuerdo a su padre en los tangos en donde se acordó, asimismo, de las formas camaroneras. Alegrías pastueñas de marchamo clásico, con un apunte más contemporáneo al final, que fueron con la malagueña lo mejor de su recital, completaron su actuación. Ambos intérpretes se unieron al principio y al final de su recital, por martinetes solemnes y en una bulería festera que trufaron de fandangos personales. De esta manera brillante comenzó una nueva edición de los Jueves Flamencos que este trimestre se presentan reducidos a sólo cuatro recitales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios