Espacio Santa Clara

Luis Gordillo regresa a su ciudad

  • El Espacio Santa Clara alberga desde hoy una sala dedicada a la obra del artista, uno de los creadores más destacados del panorama nacional

El Espacio Santa Clara recuerda desde este martes a uno de los pintores más notables de la ciudad, Luis Gordillo, con la apertura de una sala permanente dedicada al artista, uno de los creadores más audaces e inquietos del panorama nacional, siempre atento y generoso con el trabajo de las nuevas generaciones y merecedor entre otros muchos reconocimientos del Premio Velázquez.

Unos días después de que la Universidad de Sevilla le concediera su Premio de Cultura, Gordillo inauguró junto con el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, esta sala en la que se verá la muestra Carmenmásetcéteras, un título que delata de nuevo el carácter juguetón del artista y que tiene como reclamo principal la serie de dibujos que el autor dedicó al personaje de Mérimée, una mujer libre con la que Gordillo tiene implicaciones sentimentales, ya que su abuela se llamaba Carmen, "nació en Triana y era el pueblo puro. Yo me siento feliz de esa unión con el proletariado más auténtico", señala el creador.

La serie, sin embargo, no nace como un homenaje a su abuela, sino a su hermano, el historiador José Manuel Gordillo. "No fumaba, pero era especialista en historia del tabaco", recuerda el pintor sobre su familiar. "Hacía exposiciones sobre los mitos de Sevilla, que es una ciudad con una cantera increíble en ese sentido. Organizó una muestra sobre Don Juan, y luego una sobre Carmen que no pudo ver inaugurada. Con Don Juan le fallé, pero no quise faltar a la de Carmen. Mi obra no tiene nada que ver con la figuración y no me veía pintando caballos y señoras, pero ahora le tengo cariño a lo que hice", dice sobre una creación en la que su artífice vuelve a escapar de lo predecible y reinterpreta el mito desde su singular impronta.

Gordillo filtra por su sensibilidad, en palabras del comisario de la muestra, Luis F. Martínez Montiel, el "erotismo, sensualidad, aventura, pasión, discrepancias, enfrentamientos, complicidades, en definitiva todo aquello que encarna la vida de un personaje como la heroína del francés, pues Gordillo siempre ha sido muy afrancesado, muy contracorriente", asegura el especialista.

Además de esta revisión de la Carmen de Mérimée, la Fundación Luis Gordillo ha donado al Ayuntamiento el tríptico Payseyes 2 -el primero, como apuntó Martínez Montiel, integra los fondos del Reina Sofía-, una pieza fechada en 2016 que simboliza esa constante renovación que ha experimentado la producción del autor: la obra transita, según el comisario, "con potencia por los nuevos medios", por los que Gordillo apuesta "cual creador adolescente".

Martínez Montiel contó a los periodistas sus dudas a la hora de titular una exposición que además recoge una importante selección de la obra gráfica del artista, con series destacadas como Todos los hombres patata quieren a las mujeres patata, Celulario o Manet S. A. "Hasta que un día Gordillo nos mandó un letrerito que decía: Carmenmásetcéteras. Y ya teníamos título", rememora el investigador.

La previsión es que los contenidos varíen cada seis meses y el espacio esté "vivo"

Con la apertura de la sala, Gordillo regresa a sus orígenes que, como afirmó el alcalde Juan Espadas, dejó en los 50 "porque la ciudad no lo entendía". El creador ahonda en esa idea: "Cuando eres joven la vanguardia te aparta de los principios básicos. Uno piensa en Nueva York o París y se olvida de sus raíces", opina. "Pero de mayor esas tentaciones de genialidad vanguardista van reposando, y vuelve el amor por la tierra. Una tierra, además, que no es cualquiera", expresa con orgullo. Ese amor por Sevilla es correspondido: la capital andaluza ha encadenado en los últimos años varias exposiciones suyas, en espacios como el Alcázar, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) o la galería Rafael Ortiz.

En la inauguración de la sala, en la que volvió a quedar de manifiesto la importancia que la esposa del creador, Pilar Linares, tiene en la gestión de su obra, y a la que asistió entre otros el torero José Tomás ("una amistad reciente, una relación entrañable"), Gordillo prometió "colaborar de algún modo" con su ciudad. Entre las líneas en las que trabaja su fundación está el apoyo a los jóvenes creadores y un programa didáctico que perfilarán con la Universidad de Sevilla. La idea es que el espacio esté "vivo" y los contenidos de la sala cambien cada seis meses y ofrezcan una mirada tanto a la vasta trayectoria de Gordillo como a artistas posteriores. "No vamos a monopolizar este espacio", dijo con humildad, uno de los rasgos característicos del creador junto con la ironía, que también salió a relucir en la presentación de este proyecto. "El año pasado firmamos con el Ayuntamiento, y tal como van las cosas en la Administración, todo ha ido a un ritmo vertiginoso", observó con sorna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios