Andalucía ha dejado de ser socialista... ¿o no es eso?

Diez negritas

Diez negritas

Los sondeos no fijan algo sagrado y perdurable como las tablas del monte Sinaí, si acaso proporcionan una imprecisa representación del estado de las cosas, pero ya son demasiados sondeos como para obviar las tendencias. Ahora, después de GAD3, se repiten en el barómetro oficial de Centra, que los expertos consideran consistente. Idea general: el Gobierno del cambio lo que ha conseguido cambiar es la persistente realidad política andaluza caracterizada por una larguísima hegemonía socialista.

¿Se trata del fenómeno de las ciudades en 1995 con veinticinco años de demora? Aquel año, las capitales dieron el vuelco (Almería con Megino, Cádiz con Teófila, Merino en Córdoba, Granada con Berbel, Pericorodri en Huelva, Celia en Málaga y Becerril en Sevilla) pero el miedo a la derecha se mantuvo en el medio rural. ¿Ha llegado el momento ahí del vuelco? No es descartable. Claro que no es fácil determinar cuánto es mérito propio o demérito de la oposición, y sobre todo del Gobierno central, mal valorado; o cuánto es juanmismo. Tal vez, evaluando el voto de las generales, haya más de juanmismo que de socialismo en decadencia. Ante esto, muchos socialistas insisten en que apremia el nuevo liderazgo. Espadas ya da mensajes de campaña pero aún tibiamente discretos..

1. Rodrigo Sánchez Haro

“Mientras los andaluces lo pasamos mal, Moreno y Bendodo se gastan el dinero de los impuestos... Hasta un total de 360.000 euros al año cuesta la adjudicación de los estudios sociológicos que encarga la Consejería de Presidencia”.

2. Juan Marín

“No estamos en elecciones... Los sondeos son estados de opinión, y lo importante es por lo que están preocupados los andaluces y la valoración que hacen del Gobierno y del trabajo de Ciudadanos. Esos datos son bastante positivos... Hay una inmensa mayoría de andaluces que reconoce que este Gobierno de coalición funciona y resuelve los problemas de los andaluces”.

3. Alejandro Hernández

“Estamos convencidos de que si seguimos trabajando en esta misma línea, firmes en nuestros principios y nuestras convicciones, con unidad y con lealtad, acabaremos gobernando en Andalucía”.

Los principales dirigentes del PP evitaron hacer declaraciones, hábilmente, para dejarle el sitio al sondeo. Y mientras Vox celebraba su auge efervescente, como también UP su reactivación, Marín se limitó a decir que la buena valoración del Gobierno incluye a Ciudadanos, y a otra cosa. La catástrofe para Ciudadanos es amenazante, aunque aún quieren confiar en que la valoración de “las carteras naranjas” se proyecte a las urnas. Para el PSOE, pinta feo. Tanto que Susana Díaz también escapó de los focos, en su caso por no ponerle su rostro a ese horizonte demoscópico de fracaso, y dejaron a Sánchez Haro con un argumentario estupefaciente: ¡se gastan el dinero de los andaluces en sondeos! Hombre, hombre, hombre... tras décadas ahí, ya podrían haber dado cualquier evasiva antes que esa milonga. No es raro que se quitaran de en medio y enviasen al bueno de Sánchez Haro con ese discurso de malos perdedores. E la nave va..

Estado de alarma

4. Íñigo Errejón

“Al gobierno le corresponde traer una alternativa a la Cámara... No queremos que se vuelva a repetir esta especie de pequeñas guerritas, en la cual gobierno y comunidades autónomas se van pasando la patata caliente”.

5. Íñigo Urkullu

“Las comunidades autónomas tenemos que trabajar con garantías jurídicas en aplicación de las medidas para intentar mitigar lo que es el efecto negativo de la pandemia, o para atajar la transmisión comunitaria Si fuera posible, yo creo que es necesario mantener el estado de alarma”

6. Adrián Barbón

“El cierre de las comunidades es imposible si no existe estado de alarma”.

El presidente insiste en que hará decaer el estado de alarma para el 9 de mayo, y se lava las manos parapetándose detrás de los expertos apócrifos. El PP lleva diez meses reclamando una legislación alternativa al estado de excepción que el Gobierno nunca ha querido abordar. Ahora Moncloa deja a las comunidades a expensas de los jueces. La crítica de los presidentes del PP se prestará siempre a acusarlos de oportunismo partidista, pero también hay presidentes del PSOE preocupados, como Barbón explícitamente, y aliados como los nacionalistas vascos (hasta Bildu pide al Estado que no se evada, qué cosas, y habla del riesgo de caer en “la ley de la selva”) o catalanes, e incluso el partido de Errejón también le reprocha, como el PP, que no haya presentado una alternativa antes de pasar página. Pero Sánchez, una vez lanzado a la campaña de Madrid, quiere ser el portador de las grandes noticias: llegan las vacunas, llegan los 140.000 millones, se va la alarma

Más alarma: Plan de recuperación

7. Pedro Sánchez

“El plan más ambicioso y trascendental de la historia reciente de España... Desde la entrada en la UE no teníamos una oportunidad tan clara para transformar el futuro del país. Aquí se juega el futuro del país”.

8. Pablo Casado

“Usted no hace más que poner pegatinas y venir aquí a vender lo que no es suyo, y a mentir a los españoles... ¿Pero a usted no se le cae la cara de vergüenza, señor Sánchez? ¿Cómo tiene la desfachatez de venir aquí con esa arrogancia? (...) Llevamos doce comparecencias en esta cámara aguantando la chulería de un Gobierno insensible e incompetente, y ahora viene a restregarnos que tienen que ser rescatado por su incompetencia y por sus mentiras. Hasta aquí hemos llegado, señor Sánchez”.

9.-Inés Arrimadas

“Le voy a decir una cosa, señor Sánchez, la propaganda no llena la cuenta corriente de los españoles, llena la cuenta corriente de algunos asesores, muy bien pagados, que son muy buenos haciendo propaganda... Un proyecto de país se construye con el país, no con Iván Redondo”.

Ya van nueve –quizá siete u ocho, según quién haga el cálculo– presentaciones del plan. Y con mucho más tachintachán que datos. Se desconoce qué condiciones fiscales o laborales ha pactado Moncloa con Bruselas. Ni los más conspicuos partidarios de Sánchez niegan el abuso de la propaganda –ah, la campaña electoral– en esta enésima presentación con altísima pólvora retórica. No es raro: la política se ha convertido, desde hace algún tiempo, en una rama de la mercadotecnia. Y ahí Sánchez juega en otra Liga, en Champions. En Moncloa saben lo que quieren, aunque haya que actuar con pocos escrúpulos; y en la oposición falta consistencia. Casado volvió esta semana al tono iracundo, con furia desatada, como si le preocupara más que Vox le robase los titulares. Se pasó de frenada apostando por la artillería en lugar de los argumentos. Y aun así no llegó al rasero de Abascal que acusó a Sánchez de “incompetencia criminal y mortífera”.

Arrimadas sigue demostrando, en esas intervenciones fuera de prime time donde ya sólo la oyen los muy cafeteros, lo importante que era Ciudadanos, y que sería, pero tal vez ya no será. Sus discursos son convincentes, como para desear que no se cumpla ese destino. Este país polarizado, con una aspereza creciente desde los extremos, necesita centrismo liberal. Pero éste ya cae fuera de foco.

¡Rectificación del gobierno?

10. Jesús Aguirre

“A Andalucía le estaba llegando una media de un 15,5% o un 16%, y lo que nos corresponde, según población es el 17,8%. Luego le agradezco a la ministra su rectificación, igual que Europa distribuye proporcionalmente. Desde hace una semana estamos recibiendo la parte que nos corresponde”.

Pero, pero, pero.... si hay rectificación ¿entonces Andalucía tenía razón en sus críticas? De momento el Gobierno, dice Aguirre, ha adquirido un compromiso cuya evolución está por confirmar; aunque en definitiva, una vez vacunados los mayores de 80, la población diana ya es homogénea. Con las vacunas se ha sobreactuado desde San Telmo, a mandobles y tirando del agravio, pero también había frustración no sólo porque hubiera una excesiva carga en Astrazeneca, descompensada con otras comunidades, sino por su cálculo de haber recibido casi 200.000 de menos.

En todo caso, más que esa tormenta, aquí sucede lo de llover sobre mojado: Next Generation, Fondos Covid, los 11.000 millones... los cálculos del Gobierno PP-Cs acaban en que Moncloa siempre penaliza a Andalucía. ¡Hay un criterio! exclaman desde Madrid. Sí, siempre hay un criterio, pero casualmente el criterio, vaya mala pata, coincide que no beneficia a Andalucía pero sí a otras afines. Por supuesto, ser la comunidad más poblada hace que las cifras absolutas siempre se vean abultadas, pero hay que evaluar con valores relativos, proporcionales. Y hay motivos para según qué quejas. A ver si algo de eso influye también en los sondeos. Porque aquí o allí podrás decir que el criterio blablablá, que ha sido por esto o aquello, que si el agravio... pero todo sumado suele acabar siendo demasiada coincidencia. eslogan?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios