Análisis

juan antonio solís

Campeones en La Cartuja

Si alguien merece ser invitado a la Eurocopa, son los voluntarios que reciben a los vacunados

El viernes por la mañana, nada más dejar a los peques en el colegio a las nueve, me encaminé hacia el estadio de La Cartuja para que me hicieran lo que le hizo River a Boca en el Bernabéu, vacunarme.

Me subí al C2 y a los diez o quince minutos ya estaba frente al sarcófago donde reposan inertes los sueños olímpicos de Alejandro Rojas Marcos y su corte de políticos.

Al descender del autobús lo hice junto a un joven. Me preguntó si iba a vacunarme, le respondí afirmativamente y, en deferencia, le pregunté con tono escéptico, a causa de su corta edad, si él también iba a lo mismo. Era un voluntario que, mañana tras mañana, atiende a las personas para hacerles más llevadero el trance. Me informó, me aclaró y todo fue fácil.

Durante el trayecto a pie hasta la puerta de entrada me comentó que, aunque la excepcionalidad de la situación crea una lógica inseguridad, la gente les estaba haciendo el trabajo más fácil con su actitud. Ya unas semanas antes, las dos veces que acompañé a mi madre a Empresariales para las dosis de Pfizer, pude comprobar que, efectivamente, la amabilidad y atención del personal fue exquisita, la organización admirable y, a su vez, la colaboración de los ciudadanos ideal: entran a vacunarse con el recogimiento y respeto del que entra en una iglesia. Todo murmullos, medias voces y asentimientos sin apenas gestos agrios por las largas colas.

Cuando nos acercamos al estadio, vi que una multitud de operarios también montaban el atrezzo de la Eurocopa. El voluntario sabía el calendario de España mejor que el aquí firmante: "El lunes 14 jugamos con Suecia, luego otra vez el 19 y acabamos el 23, ojalá pudiera ver alguno de los partidos...".

Las entradas cuestan 125 euros. Si alguien merece ser invitado a esos partidos, son esos seres anónimos que tanto tranquilizan en ese incierto trance de ser inmunizados. Ellos también son fundamentales en este partido vital. Son ya los campeones de La Cartuja.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios