Análisis

juan antonio solís

Aquel Kasparov-Karpov

Caparrós se enroca en su futuro y Jémez, sin apenas piezas, casi le da jaque mate a Setién

Hace casi 32 años, nada menos, que Kasparov y Karpov coincidieron en Sevilla con un tablero de 64 escaques entre ambos. Y viendo el desempeño estratégico de los entrenadores de Sevilla y Betis ayer, parece un siglo. O dos.

Desconozco si a Caparrós le gusta tanto como a Setién mover los peones, pero sospecho que lo suyo, más bien, es enrocarse.

En este paréntesis obligado por las selecciones, el futuro del utrerano cuando esta temporada expire ha derramado más tinta y desatado más tráfico digital que lo que se jugaba su equipo, su Sevilla, con la visita del Valencia. Y Caparrós ha hecho poco por evitarlo. Sí, sus movimientos apuntan a guarecer su real deseo, el de seguir entrenando al Sevilla, con la torre de su abnegada entrega.

Ocurre que la reina blanca ya no la mueve él, sino alguien que desde hoy vuelve a cotizar ya a la Seguridad Social como cualificado empleado del Sevilla Fútbol Club, Ramón Rodríguez Verdejo.

Él comprobó ayer desde el palco que ver a Caparrós y lo que propone es ver una de esas gabarbinas con hombreras de hace veinte años: te puede servir para una tarde de desavío, para evitar un catarro ante una inopinada borrasca primaveral -en Cornellà le echó pegamento a un mecano roto, vale-, pero a poco que la adoptes como prenda habitual, el personal te va a considerar un pelín desfasado. Antigüito.

Quique Setién, en cambio, tiene un look muy random, va de audaz maestro de los tableros y cada vez gana menos partidas. Sólo cuatro de las últimas 21. Paco Jémez se sentó frente a él en una ya comenzada y con la mitad de las piezas comidas, pero con dos movimientos no se la ganó porque la providencia no quiso.

El cántabro va camino de ser un estratega de culto, que cautiva por la potencialidad de su genio más que por sus genialidades. Buena parte de los béticos bendicen lo que haga, pero son cada vez más a los que trae... en jaque.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios