Análisis

francisco andrés gallardo

El pasaporte de Tokio

Úrsula Corberó con Jimmy Fallon

Úrsula Corberó con Jimmy Fallon

La interpretación de Úrsula Corberó en el show de Jimmy Fallon ha sido de las mejores de su carrera y contribuye a que los intérpretes españoles sean más tenidos en cuenta en Hollywood. No, no es exageración, hasta ahora no era habitual que un actor español sin apenas trayectoria en EEUU se pensara en él para una parcela brillante en un late show. Afrontar esa invitación obliga a tener sintonía natural con el entrevistador y no vale nuestro nivel medio de inglés. Además de dominar el idioma hay que tener talento actoral para dar juego, conectar con el público del plató y ser personaje más allá de la foto.

La casa de papel ha impulsado a otras grandes producciones a todo su elenco y da un voto de confianza inesperado a la producción española. Todavía hay que mejorar en los encargos que llegan de las plataformas (no terminan de aprovechar nuestras posibilidades) y han faltado otras muchas series a la altura de los atracadores (los de las primeras temporadas de la serie nacida, recordemos, en Atresmedia). Pero cuando en otros países un espectador selecciona una ficción española ya se han rebajado los prejuicios y como poco sabe que habrá ciertas garantías. Como poco encontrará a buenos actores, del estilo de currelantes como Álvaro Morte o Najwa Nimri. Y jóvenes sobradamente preparadas como Corberó.

Su participación de Jimmy Fallon ha sido un impacto no por el nivel de inglés, porque se sobrentiende que a día de hoy uno se debe desenvolver sin problema, sino por el desparpajo, la vis cómica, estar a la altura de las circunstancias, de un programa donde la fiesta no puede bajar ni un segundo. Con esa aparición se le abre la puerta a Tokio y a otros artistas españoles con futuro. Eso es marca España. Podemos ser tan buenos como alemanes, nórdicos, franceses o británicos pero además con empaque, soltura, mostrando que gozamos de un país de gente preparada que además sabe vivir y disfrutar. Eso lo saben los que nos visitan con ojos curiosos, pero es recomendable que lo sepan todos los demás.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios