Análisis

francisco andrés gallardo

La cabina

Hay que pensar en un país bastante ingenuo, aún por espabilarse, para entender la impresión que causó La cabina allá por 1972 (no saben lo que agradezco que mis padres me dejaran ver aquel estreno) y que durante años nadie se atreviera a cerrar del todo el habitáculo público para hablar por teléfono. La cabina es un rimbombante telefilme de terror con apariencia de cine cómico mudo con el actor más emparentado con la comedia de todo el cine español (pese a que se engrandecía en los dramas) y que representaba como nadie a ese señor corriente atrapado como rehén en un engranaje social sin alma. Había algo de realidad en esa España cruel que se reía de las desgracias ajenas en una historia que tiene bastantes lecturas y muchas y retorcidas interpretaciones aunque su director, Antonio Mercero, lo que quería era fabular sobre el lado oscuro del sistema, sin señalar a nadie en concreto. La cabina se llevó el Emmy, el único Emmy español en 62 años de televisión, tal vez porque el jurado estadounidense creía ver en su mímico relato una alegoría de la asfixia de los españoles tutelados por el franquismo: una crítica desde los tuétanos de la televisión del régimen.

El recientemente fallecido Mercero habría pasado a la historia por esta premiada sátira tan descorazonadora aunque le haya rebasado la leyenda nostálgica en torno a Chanquete y la popularidad de la pionera Farmacia de guardia. La cabina fue cúspide de una gran etapa de TVE, la que abre el período más fresco y rupturista de la cadena pública ante su contexto histórico (en apenas unos meses nacerían Un, dos, tres, El circo de TVE, Informe Semanal y El hombre y la tierra, por ejemplo).

Un guionista, David Linares, moviliza a través de change.org que se coloque una cabina telefónica de esas llamadas a desaparecer en la plaza madrileña donde se grabó este telefilme. Sería un homenaje múltiple que honraría a Mercero y a una manera de llevar el cine a la televisión que antecede con creces al buen momento actual de la ficción española.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios