Análisis

Julio Lorca

Director de Desarrollo de Salud Digital en DKV

El debate sobre Inteligencia Artificial

Existe un consenso incuestionable sobre el potencial de la Inteligencia Artificial y su aplicación en el ámbito sanitario, pero es necesario ser cautos y actuar sin prisas

Escultura a Heródoto, historiador y geógrafo griego, considerado como el padre de la Historia.

Escultura a Heródoto, historiador y geógrafo griego, considerado como el padre de la Historia. / Archivo

lasalud lasalud

lasalud

Heródoto, considerado el padre de la historia, cuenta en su libro primero que en Babilonia era costumbre arraigada sacar a los enfermos a la plaza y exponerlos a la observación de los transeúntes, por “si alguno de ellos ha sufrido un mal semejante al que padece el enfermo o si ha visto afectado de él a otra persona. Así, se acercan al enfermo y le dan consejos sobre su enfermedad [...] y no les está permitido pasar junto a un enfermo sin preguntarle qué mal le aqueja”. Hoy disponemos de algo parecido llamado ‘Patients like me’. Además, ahora la inteligencia artificial nos ofrece la capacidad de sintetizar el conocimiento colectivo estableciendo relaciones causales entre eventos que derivan en algoritmos predictivos. Efectivamente, los problemas son resueltos de diferentes formas, aunque las necesidades básicas permanezcan.

Esa capacidad de encontrar mejores respuestas que las que el tiempo y los avances hayan dejado obsoletas, caracteriza a las nuevas startups. Esta semana se ha celebrado en Málaga el 22 Congreso Nacional de Hospitales. El DKV Innolab de salud digital asumió el reto de organizar por primera vez en la historia de este evento hospitalario, una nueva sección que acogiera empresas emergentes dentro del campo de nuestra especialidad y vinculadas a nuestro laboratorio. Todas ellas han tenido la posibilidad de disfrutar gratuitamente de un espacio propio desde el que presentar sus productos, y se les ha grabado una entrevista que podrán divulgar. Han dispuesto también de un estrado desde el que divulgar sus pitchdesk ante empresas de capital riesgo invitadas.

De forma paralela, hemos moderado un seminario donde destacados expertos debatieron sobre innoemprendimiento, desde la perspectiva de nuestra Salud Positiva Inteligente S+i = (Salud Digital) + (Inteligencia Adaptativa). También participamos como ponentes en diversas mesas, entre las que destaca la de nuestro director general, Francisco Juan Ruiz, sobre ‘Innovación en alternativas a la hospitalización’ o la propia, sobre ‘Riesgos y oportunidades actuales de la inteligencia artificial en salud. ¿Y las personas?’.

Este último campo se ha manifestado como el mas candente en el momento actual. Existe consenso sobre su potencial, pero queda aún mucho camino que andar. Por ejemplo, en Estados Unidos se desarrolló un algoritmo para Urgencias, pero pronto se comprobó que las personas de color recibían menos recomendaciones de utilizar antinflamatorios que personas blancas con el mismo problema. El sistema había trasladado los sesgos acumulados en los datos de origen, que tenían una raíz socioeconómica y en ningún caso una justificación asistencial. El sistema realmente no se equivocaba, sólo trasladaba la desigualdad subyacente en la accesibilidad. Otro problema importante es en muchos casos la dificultad para explicar la forma en que un algoritmo opera. A esto se le conoce como el fenómeno de la caja negra. Y es que el aprendizaje automático establece “de forma autónoma” las reglas que correlacionan unos resultados observados con un banco de datos preexistente.

Ante todos estos riesgos, los tribunales comienzan a actuar. En febrero de pasado año un tribunal holandés dictaba la primera sentencia en Europa que declaraba ilegal un algoritmo utilizado por el Gobierno de los Países Bajos para evaluar el riesgo de fraude a hacienda o a la seguridad social. Y ello con base a que no quedaban garantizadas la proporcionalidad y transparencia necesarias o el respeto a la vida privada que reconoce el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Tenemos que empezar a ser cautos en los desarrollos, pues las prisas en aplicar estas nuevas tecnología nos pueden jugar malas pasadas. A final de 2020 la comisión europea publicaba el Libro blanco sobre inteligencia artificial que va a representar en marco de trabajo para evolucionar.

En LSQV, el abordaje de la salud responderá a principios de inteligencia adaptativa en la medida en que el concepto central de enfermedad, y la actual capacidad vertical de respuesta asistencial integrada, serán complementados por ecosistemas transversales flexibles, nacidos del poder de cambio de nuevos innoemprededores, con especial recurso al potencial de la nueva inteligencia artificial, pero con un profundo respeto a autonomía y garantías de las personas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios