Si la democracia es normal, siempre puedes incendiarla...

Diez negritas. Diez negritas.

Diez negritas.

Tal vez, en mitad de la pandemia, con la triple crisis sanitaria, económica y social, la esquizofrenia de la escena política sólo empeora el paisaje frustrante: el Gobierno dividido y torpedeándose entre sí, la oposición desnortada y arrastrada por la polarización populista, los nacionalistas en efervescencia desleal vitaminados desde el poder, las comunidades bajo la falsa cogobernanza... Una mala semana, con disturbios serios jaleados desde el Gobierno, poniendo a la Policía en el punto de mira desde otro Gobierno, y todo por un tipo despreciable que no merece la cárcel pero tampoco una sola línea heroica, rematada del peor modo: la ministra de Asuntos Exteriores informando de su visita a Euskadi para hablar del Plan de Recuperación. Sí, ha leído bien: ministra-Exteriores-visita-Euskadi... ¿para indignar a la derecha y hacer ruido? Parece como si fracasado el mensaje de la anormalidad democrática, existiera un empeño en socavar la normalidad democrática aprovechando que el descontento de la triple crisis puede prender con facilidad.

Abran fuego

1. Isabel Peralta

"El enemigo siempre va a ser el mismo, aunque con distintas máscaras: el judío. Porque nada más certero que esta afirmación. El judío es el culpable. El judío es el culpable y la División Azul luchó por ello".

España, siglo XXI. Y algunos cientos aplaudiendo a lo más sangriento del pasado.

2. Pablo Hasel

"No me da pena tu tiro en la nuca, pepero... No me da pena tu tiro en la nuca, socialisto" - "si volvieran los GRAPO diría ¡pó-pó-pó!... Que alguien clave un piolet en la cabeza de José Bono" – "Ojalá vuelvan los GRAPO.. merece que explote el coche de Patxi López".

España, también siglo XXI. Y también algunos cientos, en este caso cientos de miles, aplaudiendo.

3. Pablo Echenique

"Todo mi apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles. Ayer en Barcelona, hoy en la Puerta del Sol".

España siglo XXI, también. Y portavoz de un partido en el Gobierno. Al lado de Echenique, hasta Macarena Olona puede parecer con cierta cordura. Entre los delirios de la semana, hay que incluir al portavoz tóxico de un partido del Gobierno jaleando disturbios que denomina "pedir justicia y libertad de expresión"; y por supuesto, asignando la etiqueta de antifascistas para dar un barniz de honorabilidad a quienes incendian la ciudad, lanzan adoquines a los agentes y saquean comercios. Es el particular "apreteu" de Echenique, que no es raro que se sume a la campaña de Podemos contra los medios. Sin duda les iría mucho mejor sin medios.

4. Francina Armengol

"No comprendo que un rapero vaya a la cárcel por cantar".

5. María Jesús Montero

"Yo creo que ahí el señor Echenique estaba expresando lo que también el Gobierno ha trasladado, que es la voluntad de cambiar esa ley".

Claro que nadie entiende que un rapero vaya a la cárcel por cantar. Tanto, señora Armengol, que ningún rapero va a la cárcel por cantar. Por eso está libre C Tangana por ejemplo, aunque algunas canciones pudieran ser para atarlo. Sí se puede ir, en España, por enaltecimiento del terrorismo, injurias, etcétera... delitos que quizá no deban estar en el Código Penal, desde luego algunos no, pero que están en el ordenamiento jurídico aunque el partido de Armengol haya gobernado más años que ningún otro.

Armengol ha logrado igualar aquello de los indepes sosteniendo que iban a la cárcel por sus ideas. Por supuesto ella obvia que Hasel tiene además sentencias por agresiones y amenazas, que llevan a la Audiencia Nacional a afirmar que no puede evitar la prisión en justicia. En fin, Francina Armengol era buena candidata al Argumento Bobo de la semana, pero se le ha atravesado María Jesús Montero justificando las palabras de Echenique como expresión íntima de un legislador reformista. Ay, no era fácil superar a Armengol.

Al final, ante la espiral de bobadas, Pedro Sánchez ha tenido que salir por fin de la Moncloa a recordar un argumento que por lo visto algunos de los suyos a estas alturas ya no son capaces de elaborar: "La democracia ampara la libertad de manifestación, de expresión, incluso de los pensamientos más infames, más absurdos, pero nunca jamás ampara la violencia". ¿Era tan difícil?

6. Íñigo Errejón

"A veces ser coherente es difícil, pero yo lo voy a ser: en mi opinión las ideas no delinquen, ninguna idea delinque, incluso aunque haya ideas que sean absolutamente repugnantes y que merezcan el repudio del conjunto de la sociedad, de los demócratas".

Errejón ha sido el único político que esta semana se ha mostrado coherente, huyendo del oportunismo partidista de los demás en todo el arco parlamentario, de Podemos a Vox, del PP al PSOE, todos: el Código Penal no debe limitar la libertad de expresión, y eso vale para la falangista grotesca o el rapero enajenado. A los demás se les veían demasiado los refajos de su ventajismo. Defender la libertad de expresión no es defender aquello que a ti te gusta; sino tener claro el compromiso de hacerlo con lo que te disgusta.

El PP, a la espera de destino

7. Alberto Núñez Feijóo

"Un político que no gana elecciones, al final va a ser relevado por otro compañero".

Casado debería saber que si no haces tú la autocrítica, te la acaban haciendo. Y Feijóo ya ha empezado a hacérsela, recordándole la premisa obvia para el análisis: en Cataluña no sólo han perdido el 25%, además han sido incapaces de hacerse con uno solo de los 30 escaños entregados por Ciudadanos. Feijóo no cree que la solución esté en mudarse de sede, sino en mudar de discurso. Y a diferencia de Casado, quien proclama que "no va a volver a dar explicaciones sobre ninguna cuestión pasada", para ganar hay que aprender las lecciones del pasado. Detrás de Feijóo, que es el referente del sector moderado, habrá otras voces; mientras Casado sigue demasiado perdido, identificado por las provocaciones de Ayuso.

Vive la Resistence... de Jabugo

8. Elías Bendodo

"He desayunado hoy pan con jamón aceite... El lumbreras de su ministro Garzón, que no tiene otro nombre, se ha dedicado a atacar a los dos sectores más importantes de la economía andaluza... ahora no tiene otra cosa que hacer que decir que el jamón y el aceite de oliva son perjudiciales para la salud".

En esto de las guerras identitarias, cada vez más habituales en este país esquizofrénico, mira que se ven cosas... pero uno no esperaba encontrarse con una declaración de guerra en nombre del aceite y el jamón. Y mira que son buenas banderas. Al maestro Manuel Alcántara le gustaba citar a El Cordobés para asegurar que el mejor amigo del hombre no es el perro, sino el jamón. Eso sí, era muy difícil imaginar que el portavoz del Gobierno levantaría una barricada de jamón y además contra "estos señores comunistas". La Resistence andaluza no está hecha de contenedores ardiendo sino de fotos en Instagram desayunando Jabugo y Virgen Extra. Y contra eso quizá no puedan hacer nada los argumentos del ministro. Por momentos uno espera ver a Bendodo en la rueda de prensa parafraseando al gran Sazatornil de Amanece que no es poco: "¿No podían haber atacado la miel o las tagarninas? ¡No, claro que no! Atacan el jamón, ¡con lo que es el jamón para este pueblo!".

...Y otras resistencias a la realidad

9. José Fiscal

"La Ocurrencia de la vacunación masiva cuando Moreno Bonilla tiene sin poner más de 190.000 vacunas en la nevera. Andalucía sigue siendo de lejos la comunidad que más vacunas contra el Covid ha recibido del gobierno de Pedro Sánchez".

No es fácil entender que la oposición, con tantos asuntos en los que poner el punto de mira contra la gestión autonómica, escoja temas irreales o directamente falsos. Ahora, desde hace días, son las vacunas ocultas. El director del Plan de Vacunación ya ha explicado que se mantiene una reserva para afrontar la semana siguiente, sobre todo tras constatar la irregularidad en el suministro. Susana Díaz insistía estos días en "77.000 dosis de vacuna", y después Fiscal subió la apuesta hasta 190.000, sumándole las que acababan de llegar para la semana, como si fuesen vacunas guardadas en los cajones. En fin, se diría que quieren enfrentarse al ¡nos atacan el jamón! con un ¡nos esconden las vacunas! Es el nivel. Fiscal incluso exalta, con entusiasmo, que la comunidad más poblada reciba más vacunas que las otras (¡oh!) en otra pirueta de supervivencia al grito de ¡Qué grande es Pedro!

La autoridad de Draghi

10. Mario Draghi

"Las experiencias de otros países nos enseñan que las reformas fiscales deben confiarse a expertos que sepan lo que puede pasar si se cambia un impuesto".

He ahí lo que en estos tiempos se denomina un zasca, un buen zasca, contra los populistas de uno u otro lado que hablan de Tasa Google u otras sin sostener los planes en análisis rigurosos sino en prejuicios. Draghi señalaba el éxito del comité de sabios danés. Y en su discurso hay algo que habrá gustado especialmente a Juan Bravo, que viene repitiendo ese mensaje en el Parlamento andaluz: "Cada despilfarro actual es una injusticia que cometemos con las generaciones futuras, un secuestro de sus derechos". Estamos en el mayor nivel de deuda desde la Guerra de Cuba, y algunos aún no entienden que hay que combinar políticas expansivas con rigor. De hecho, la izquierda andaluza sigue refiriéndose al superávit como si fueran vacunas guardadas secretamente, sin entender la importancia de no trasladar castigos injustos a las próximas generaciones. Ojalá confiasen más en los expertos fiscales que en los asesores de marketing con sus eslóganes para Twitter.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios