La noche de los cuchillos largos en el PSOE... y otros desastres

Diez negritas

Diez negritas

No hay manera de sacar las primarias del PSOE andaluz del drama. Al menos no ahora, cuando los afiladores estarán preparándose para el recuento nocturno de las primarias, léase La Noche de los Cuchillos Largos. Salvo que se posponga a una segunda vuelta, esta noche determinará las purgas de las próximas semanas, quizá meses. O el susanismo será barrido, o Susana Díaz diseñará su propia Operación Colibrí para liquidar a muchos de los que han tratado de liquidarla. Es el día de empezar a morir... o a matar. Políticamente, claro.

Susana Díaz ha plantado resistencia a Sánchez, después de que éste dudase sobre su defenestración y acabara creyendo, equivocadamente, que antes o después él determinaría su destino con el pulgar. Ella ha decidido, no sin arrojo, ser su dueña. Esto no va del mejor candidato o candidata para 2022, aunque sea lo esencial finalmente. Esto, más allá de las buenas formas, es el último capítulo del duelo feroz de 2017. Las heridas e inquinas eran profundas. Y, por tanto, duraderas.

1.- Susana Díaz:

“Es evidente que se ha querido decidir los tiempos desde fuera de Andalucía: adelantar una candidatura a la presidencia de la Junta cuando no había elecciones. Y si ese criterio sirve para Andalucía, hubiera servido también para otros territorios. Se ha alterado el orden que entre todos habíamos acordado en un Comité Federal”

Susana Díaz, en sus resistencia, viene denunciando el cambio de las reglas del juego que el sanchismo ha diseñado a la carta contra ella. Por momentos ha acertado a mostrar esa arbitrariedad, a veces pasándose de frenada como al vincularla esto a su condición de mujer. Es animadversión, no machismo. Sánchez decía ayer que “los militantes decidirán; no tengo más que decir” , pero ha sido demasiado evidente que su papel iba mucho más allá, tanto que es parte esencial del relato victimista construido por Susana Díaz para desafiar a las expectativas. Ese Efecto Sánchez, aquí y ahora, es muy incierto.

2.- Juan Espadas

“[La derecha] ya ha elegido. Saben que en esta candidatura van a tener a su peor rival, a su peor adversario político. Así que, por favor, seamos capaces de trabajar mirando a la sociedad, no le demos argumentos a la derecha. Ellos ya saben quién quieren que gane estas primarias”

Espadas sabe que su talante es su valor, y que el mensaje de unidad es su bandera ante un partido fragmentado, y seguramente cansado y desalentado, desde 2017. Se ha cuidado de proyectar ese talante, sin dejar de insistir en la pérdida constante de voto de Susana Díaz –motivo por el que la derecha la prefiera a ella– si bien de manera poco incisiva, cuidándose siempre de no hacer sangre. Tal vez cuidándose demasiado. Claro que Espadas también sabe que aquí se va a votar mucho con los higadillos, y que los inspiradores del voto hoy son dos, y él no es uno de ellos.

Luis Ángel Hierro, tampoco. Claro.

La justa de PP, Ciudadanos y Vox

Como en los torneos medievales con armas reales –justa nivel ordalía– en Ciudadanos y Vox se han batido esta semana en Andalucía ¡a caballo!

3.- Manuel Gavira

“Ciudadanos es un caballo de Troya dentro de la Junta de Andalucía; no es fiable”

4.- Sergio Romero

“Quizá Vox sea un caballo también, pero el caballo de Atila”

Vox y Ciudadanos asumen que el PP recupera la hegemonía, y pelean en el tablero por el protagonismo complementario: Ciudadanos apela a su fuerza actual, y Vox a su fuerza futura en los sondeos. Tienen intereses opuestos, y se definen por contraste con el otro. Eso sí, deberían cuidar el pulso, no vaya a suceder que en lugar de la hostilidad épica de tirios y troyanos, acabe pareciendo que se cruzan golpes estilo Stan Laurel y Oliver Hardy.

Soy leyenda

5.- Luis Salvador:

“Granada va a funcionar con normalidad”

Luis Salvador toma la palabra para explicar que en Granada no se ha perdido ni se perderá la normalidad. Y lo dice gobernando con un equipo de dos concejales, incluido él, frente a una oposición de 25. La escena tiene el aire insuperable del conductor que va en dirección contraria pensando que todos los demás están locos. Es fascinante. Pero ¿y si sobrevive logrando resistir? Si logra que el PP regrese, y esa es su convicción, en lugar de engrosar el memorial de cadáveres políticos –¿quién apostaría unos euros por él?– acabará siendo una leyenda.

¿Magnanimidad? ¿De verdad?

6.- Pedro Sánchez:

“Pido magnanimidad”

Pedro Sánchez puede dar los indultos. Lo que no puede es seguir dando argumentos tan absurdos como a veces insultantes. Esto no va de buenos y malos, donde la bondad es dar los indultos, y la maldad oponerse. Resulta chusco. Los indultos notoriamente no se dan por magnanimidad –o sea, por grandeza de espíritu– sino por estrategia política de un Gobierno por añadidura débil. En todo caso, se puede defender el argumento de la utilidad pública, sin dejar de ser polémico, pero es impresentable hacerlo en términos de grandeza de espíritu ¡por bondad!

¿Por bondad? Venga ya...

El PP se equivoca. Hoy colón

La derecha, que nunca hizo autocrítica por su gestión del procés que acabó en el referéndum a golpes, parece no entender este principio táctico elemental: si tu rival en el poder se mete en enredos, no distraigas tú con otros enredos. Cuando Sánchez asume un alto riesgo con los indultos, y va a tener que manejar muchos platillos en la pista central del circo, tiene poco sentido distraer al público lanzándote en las otras pistas del circo a hacerte fotos en Colón o a recoger firmas, dos cosas que en el pasado le han dado más problemas que éxitos. ¿Existe el Mal de Génova

7.- Juanma Moreno:

“Yo personalmente no voy a estar, por motivos personales, pero los partidos de la oposición tienen que manifestarse en lo que ellos creen”

Los barones moderados del PP no pueden hacer causa contra la foto de Colón, sólo pueden permitirse no salir en la foto. Es un asunto personal.

Llega Belarra...

8.- Ione Belarra:

“Yo creo que esa salida de España [la de Puigdemont y otros] tiene que ver también con el propio proceso de judicialización. Yo creo que acabar con ese proceso tiene que ver también con que ellos puedan regresar, claro (...) Yo creo que es que normalizar la situación tiene que ver con que se normalice la situación y no es normal que no estén en España”

Este fin de semana Ione Belarra se convierte en sucesora de Pablo Iglesias, y líder del partido. Y llega al cargo después de hacer una exhibición de indigencia intelectual estupefaciente, a propósito de Puigdemont y otros fugados. Esto augura que Podemos tenderá a menos. No ya por su evidente complicidad creciente con el independentismo, sino por el nivelazo demostrado. O sea, el nivelito...

... y aumentan los delirios en UP

Además de Belarra, esta semana en Podemos parecían en una competición de disparates: Garzón, siendo ministro, atacando la subida de la luz que él ha aprobado como ministro en el Gobierno; Irene Montero, desde un poder del Estado, cuestionando la separación de poderes a propósito de Juana Rivas; o el alegato de Rafael Mayoral, portavoz de Podemos en la tribuna del Congreso, contra el Banco de España. Todo esto, y más, desde el Gobierno.

9.- Rafael Mayoral:

“Resulta que el Banco de España está muy preocupado porque dice que el SMI destruye el empleo. Hay que tener muy poca vergüenza. Al gobernador del Banco de España habría que correrlo a gorrazos por impresentable”

Este es el nivel.1) Hay un estudio que sostiene que el SMI ha podido tener un efecto en la desaceleración del empleo, sin dar datos de destrucción;2) a Rafa Mayoral no le importa mentir, o hablar sin saber;3) a Rafa Mayoral le importa poco el rigor del informe si contradice lo que él querría oír;4) es un estudio hecho por espacialistas muy cualificados, no un titular del gobernador del Banco de España;5) a Rafa Mayoral le va mejor hablar de correr a gorrazos al gobernador;y 6) a Rafa Mayoral en realidad sólo le interesa una frase altisonante, en víspera del congreso de Podemos, para tener muchos clics en redes viralizándose como paladín contra el Banco de España.

Sí, todo esto desd el Gobierno..

Selección de vacunas

Lo de las vacunas de la selección ha sido un sainete sonrojante. En lugar de planificarlo, se ha alterado tarde y mal, a la carta, el plan de vacunación –del que no se ha salido el Rey, el presidente del Gobierno, ministros, presidentes autonómicos, responsables de hospitales...– pero además llevando el trato privilegiado de los futbolistas a las instituciones de gestión sanitaria para teatralizar un cierto rigor. Después de ofrecerles Pfizer, la selección reclamó seleccionar su vacuna. Y otra vez a escenificar que se estudiaba el asunto en los comités técnicos, tratando de simular en vano hasta qué punto bailaban al son de los futbolistas por temor a la impopularidad. A nadie le molestará demasiado que les den vacunas ahora que llegan masivamente; lo que sí molesta, claro, es que se haga con tanta hipocresía.

10.- Carolina Darias:

“Una decisión tremendamente importante, una decisión necesaria... Hablar de la selección de nuestro país, que representa a España y ha sido campeona en varias ocasiones de la Eurocopa, ¿no es importante? Sí lo es

Una mala decisión siempre se puede empeorar, claro está, con una mala argumentación. ¿Vacunas por títulos ganados? Qué cosas. Darias empieza a tener arreones de Celia Villolobos. También el ministro Uribes dijo “es una excepción porque nos representan”. ¿Los demás deportistas o selecciones no nos representan? ¿Los que nos representan en otros sectores nos representan menos? Todo demasiado ridículo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios