Hoja de ruta

Ignacio Martínez

Barra libre

YA queda menos para la barra libre en el turismo sanitario. Lo que sería una ruina para España y sus regiones más turísticas. De momento, España, Portugal, Eslovaquia, Grecia, Rumanía, Polonia y Lituania han bloqueado la directiva europea de asistencia médica transfronteriza. Esta norma, propuesta por la Comisión Europea en 2008, pretende eliminar todos los obstáculos administrativos, para que los ciudadanos comunitarios puedan recibir asistencia sanitaria en otros Estados miembros. En teoría, está previsto el reembolso de los gastos, pero España se opone porque su aplicación le supondría un coste adicional de 2.000 millones de euros anuales.

El Observatorio de Salud en Europa, de la Escuela Andaluza de Salud Pública, en un trabajo técnico publicado este año, advertía   que no se conoce el déficit que provoca en España la atención sanitaria a ciudadanos comunitarios. La ministra española sostiene que hay una regulación muy precisa para cobrar los servicios prestados a los extranjeros. Pero esos procedimientos administrativos se aplican a medias. La Junta de Andalucía admite que le cuesta mucho trabajo y dinero cumplir los protocolos de facturación que implantó en 2004. No se factura todo lo que se atiende. Y de lo que se factura, sólo se ingresa una tercera parte, por el reparto que hace luego el Gobierno central.

La directiva no mejora los sistemas de facturación, pero amplía el acceso a la atención sanitaria. Establece que los europeos no necesitan autorización previa de su país de origen, ni recomendación de su médico, para recurrir al llamado turismo sanitario, salvo en caso de tratamiento hospitalario especializado. La sanidad pública española tendría que pagar el tratamiento de un paciente que acuda a un hospital privado de otro país de la UE, aunque no esté concertado. Y si un jubilado alemán residente en Marbella fuera a tratarse a Alemania, sería España la que le pagara la factura. La ministra española se ha opuesto hasta ahora, pero tendrá que hacer una propuesta a sus colegas sobre este asunto el semestre próximo. Gajes del oficio de presidenta de turno de la Unión Europea. Pero seguro que no los invitará a barra libre.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios