editorial

Blas Infante, cada uno por su lado

LOS partidos políticos andaluces sólo reaccionan al unísono -y a veces ni eso- para reivindicar la figura y la obra de Blas Infante cuando se escucha, más allá de la frontera natural de Despeñaperros, algún exabrupto contra el considerado padre de la patria andaluza. Son los partidos andaluces como esos hijos que ante una agresión exterior al progenitor saltan indignados con el consabido "a la familia ni tocarla", pero no pueden ser unos hermanos peor avenidos. Ni siquiera en el 75 aniversario del fusilamiento de Infante -un número redondo para la efeméride- las fuerzas políticas en la comunidad autónoma han sido capaces de aparcar sus diferencias -lógicas por otra parte en el debate político- y organizar de manera conjunta un acto. Cada partido, cada hijo, ha visitado al padre por separado. Cierto que se afanaron en camuflar las desavenencias con el homenaje institucional en el Parlamento el pasado mes de julio, prefiriendo así glosar el nacimiento del notario de Casares antes que rememorar su desaparición bajo las balas fascistas. Incluso se ha llegado a querer justificar el trasvase de la fecha con el nada respetuoso argumento de que la muerte de Infante, el 10 de agosto, coincide con el mes de vacaciones por excelencia. Sus señorías están de descanso. Y tanto calor, además, abrasa cualquier posibilidad de hacer memoria colectiva, sea o no histórica. A este respecto no se puede estar haciendo peor si lo que se pretende es transmitir a los andaluces el significado y la relevancia que tuvo Blas Infante y, lo que es más importante, los valores que defendió durante su vida y por los que fue eliminado en el kilómetro 4 de la carretera de Carmona. Con cada uno por su lado, arrogándose en exclusiva la herencia del padre, PSOE, PP, IU, andalucistas y otros colectivos y grupúsculos que acuden por separado a conmemorar la figura de Infante, difunden el mensaje de que cada cual hace un uso particular del icono y de su testimonio, difuminando así cualquier posibilidad de arraigo e interés por la figura histórica entre la población.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios