La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Boquiabierto un pueblo estupefacto

Continúan peleándose los políticos mientras el pueblo se desangra, estupefacto y con la boca abierta por lo que ve. Y lo que ve no es más que sentir la indefensión en estado puro, ver cómo sus problemas quedan orillados por la pelea de patio vecinal que los dirigentes llevan a cabo en nuestro día a día. ¿Qué tendrá que pasar en Madrid para que se le declare zona catastrófica? ¿Ocurriría lo mismo en esas zonas españolas que quieren desligarse de España? ¿Por qué un túnel bajo el Nervión y no para que la SE-40 eluda el Guadalquivir? Es una situación tan increíble la que vivimos que ahí anda la gente, descolocada y con la fe perdida en que sus mandarines quieran lo mejor para la ciudadanía. Sectarismo, pulsos a diario, llevarse la contraria como primer deporte nacional mientras el frío se hace insoportable, tan insoportable como la actitud de tan nefasta clase política.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios