Visto y Oído

francisco / andrés / gallardo

De Gerona

DE nuevo La Sexta y, por evidente responsabilidad, el canal 24 Horas de TVE, pegaron el respingo ante la actualidad y conectaron en directo con el monólogo de Gila pronunciado ayer tarde por el saliente Artur Mas. Los dirigentes independentistas catalanes, con su tenacidad cansina y cebollera, rescataban el foco tras el paréntesis electoral del 20-D, y tras semanas de silencio cobarde, ridículo y sainetes antisistema de toda esta empecinada traición a la democracia.

De nuevo La Sexta y el canal 24 Horas estaban con la luz encendida. Los únicos capaces de mantener la guardia digna en un fin de semana. La cadena de Atresmedia por pura vocación nasal, y calentando así su informativo y el debate del sábado, atinó con interrumpir su programación de cine vespertino para dar así contenido y sentido a su propia marca. Es la cadena más seguida en las noches electorales, porque es un trabajo de fondo. Telecinco, la más vista cualquier otro día, a la hora de la rueda de prensa de Mas estaba con otro personaje tan vivo y de actualidad como el fagocitado dirigente, Karina. "Al fin del camino... tus sueños de siempre se harán realidad en un mundo nuevo y feliz...", cantaba la de Jaén con los saldos de OT. Mas, tan mimado por la progresía mediática de la pre-crisis, parecía entonar lo mismo con su mirada perdida y el flequillo agonizante. José Ribargorda vino a contarlo en el programa de María Teresa, ya terminada la intervención del catalán.

El rancio capitán que se pone al frente de este viaje al centro del desprestigio para Cataluña es un periodista, vaya, Carles Puigdemont, que desde su alcaldía en Gerona, ya tierra quemada por los rencores y victimismos contra el resto de España, toma el herrumbroso timón del palacio de la Generalitat. Un redactor jefe como president. Qué miedo dan siempre estos tribuletes iluminados, malos y malvados periodistas de titulitis y carné, que del despacho y las notas de prensa saltan a la salvación del mundo a través del camino del politiquerío. Con sus castas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios