La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Halloween se convirtió en tradición

Hace unos años zanjó la cosa el obispo de Cádiz calificando Halloween como "la fiesta más señalada del calendario satánico" y no creo que sea para tanto, pero es indudable que estamos ante una celebración ciertamente desagradable. Esa sucesión de muertos vivientes antier noche por las calles es un espectáculo de indudable arraigo novedoso, pero de dudoso gusto estético. Y lo más chocante es que lo están metiendo con calzador en los usos y costumbres de una sociedad aficionada a todo lo que procede de allende las fronteras. Halloween es un invento celta que caló en USA para que los yanquis la hicieran suya y así exportarla con la vitola de una denominación de origen con éxito asegurado. Y como nuestro aldeanismo es terreno abonado para cualquier cosa que venga de fuera, pues hela ahí, ya hecha tradición, que hasta en colegios religiosos se cuida la cantera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios