Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Jorge Molina, o no hay mal que por bien no venga

DICE el sabio refranero que no hay mal que por bien no venga. El refranero no es que sea infalible, pues son demasiadas las veces en que el mal remató en mal y no en bien, pero en el caso que nos atañe hay que convenir que se ha cumplido y hasta con creces. Me refiero a lo bien que le vino a Jorge Molina algo que el bético acogió tan mal como la decisión de Roque Santa Cruz de fichar por el Málaga en vez de volver al Betis.

La irrupción de Molina en el gran escaparate de la Primera División se hizo esperar. Marcaba goles en todos los equipos que defendió, pero del techo de la Segunda no pasaba. Alcoyano, Benidorm, Gandía, Poli Ejido y Elche fueron sus destinos hasta que el Betis se hizo con él para la complicada misión de volver a Primera y, de camino, pegarle un regate a la ruina total.Y subió con el Betis, pero ya en Primera iba a encontrarse con el obstáculo de un consagrado como Santa Cruz.

Y en esa campaña del debut en Primera no jugó todo lo que hubiera querido porque el guaraní le taponaba en demasiadas ocasiones. Pero todos sabemos cómo Roque prefirió el relumbrón del Málaga del jeque a continuar en Sevilla, algo que le vino de perlas a un Jorge Molina que aparecía en la pretemporada más estilizado y ágil. Y bien que aprovechó el alcoyano la decisión de Roque de plantar al Betis para redondear la temporada plena de goles y de juego que ha cuajado.

Felizmente ahora, Molina ha visto cómo le llega el reconocimiento mediante una renovación que, como él mismo confiesa, bien pudiera conllevar el remate de su carrera bajo el pabellón verde, blanco y verde del Real Betis Balompié. Su sociedad limitada con Rubén Castro ha dado un fruto impensable para la mayoría y ha abierto unas expectativas ilusionantes. ¿Hubieran sido así las cosas con Santa Cruz al lado? Creo que no y es que, a veces, no hay mal que por bien no venga.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios