Susana Díaz está realizando una campaña intensa que la lleva a multiplicar cada día los kilómetros recorridos y las declaraciones realizadas. Esa necesidad de hacer en cada localidad que visita alguna declaración le ha jugado más de una mala pasada. La insinuación de que el movimiento propiciado por la dirección federal de su partido para desplazarla del liderazgo andaluz se debe a su condición de mujer es tan poco consistente que demuestra que los nervios presiden muchas de sus actuaciones en estos días. En este caso, además, le ha hecho un flaco favor a la causa del feminismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios