Fragmentos

juan ruesga navarro

Producto local

Somos privilegiados. En Sevilla y las provincias limítrofes se encuentran los mejores alimentos

Queremos contribuir a que nuestra vida sea más saludable y menos contaminante? Hay muchas cosas que podemos hacer de manera personal e individual. Por ejemplo: consumir productos locales cada día. De nuestro entorno y en su temporada. Tienen más sabor y nutrientes. Y se conservan mejor. Necesitan menos transporte y menos gasto en conservación en cámaras para la distribución. Menos embalajes. Favorecemos a los pequeños productores locales y el mantenimiento de la mejor agricultura. Conocer y disfrutar de las variedades de fruta y verdura de cada zona es un valor para la conservación de un entorno, de empleos y de un patrimonio colectivo en sentido amplio.

En todo el mundo se extiende la idea de consumir alimentos naturales, cosechados y elaborados cerca de casa. Frutas, verduras y hortalizas, carnes, pescados y mariscos, mermeladas y conservas, quesos, aceites, vinagres y sal, etcétera, sin olvidar los mejores vinos. En Sevilla somos privilegiados. En nuestra provincia y las limítrofes Cádiz, Córdoba, Huelva, Málaga y Badajoz se encuentran los mejores alimentos. No hace falta que les recuerde a ustedes todo lo que se puede encontrar en las provincias citadas. En otras zonas de España, lo local es sinónimo de calidad. De caserío, de payeses, de las rías...Y además nos lo recuerdan en cada compra, en cada comida o cena.

En los actuales hábitos de consumo es normal querer conocer los componentes e ingredientes de todos los artículos que adquirimos. Vemos a cualquiera de nosotros, en un supermercado o en una tienda, con una lata, bote o envase en la mano, realizar el gesto de darle la vuelta para leer en la etiqueta los componentes, procedimientos de fabricación y origen del producto que estamos analizando. Además de la materia prima, el lugar de origen de un alimento es presentado y publicitado en muchos casos como garantía de calidad. En mercados, mercadillos y tiendas de barrio vemos a menudo letreros que indican el lugar de origen de los productos típicos (Alcores, Aljarafe, Sierra Norte y Sur, Campiña....). Cada vez más restaurantes basan su oferta diferenciada en la presencia en sus cartas de los géneros del entorno cercano.

Es un gran avance, tanto individual como colectivo, que conozcamos perfectamente todas las características de los artículos que consumimos. Tan importante como la materia prima básica, es saber la manipulación a la que es sometida y la empresa que lo realiza. Proximidad y conocer cómo se ha manipulado y elaborado un alimento son los objetivos. No basta con mantener los edificios de nuestros mercados. No basta con pensar en el comercio tradicional. El patrimonio se conserva desde la valoración de lo local, con el uso y consumo de todos los productos locales, incluidos los artesanos y culturales. Pero de eso hablaremos otro día.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios