Puntadas con hilo

María José Guzmán

mjguzman@grupojoly.com

Sevilla en alta definición

La ciudad es capaz de generar necesidades psicológicas y contagiar con sólo ver una foto

Photocall en los monumentos y los enclaves icónicos de Sevilla. La idea la lanzó en este periódico hace unos años Doménec Biosca, prestigioso consultor turístico. Entonces ya se había empezado a hacer en algunos pueblos donde se dejaban marcos en espacios públicos para que la gente se fotografiara y colgase millones de fotos en Instagram. La idea tendría su éxito. De hecho, ya lo tiene en las bodas y eventos donde algunos hacen pasar de mano en mano un marco vacío para recuadrar la mejor foto del momento, que en minutos se comparte en redes sociales.

Trasladar esto a la ciudad garantizaría millones de impactos. Fotos en el Patio de la Montería del Alcázar, a los pies de la Giralda, en el puente de Triana, la muralla de la Macarena y, por qué no, también selfies con el chef del restaurante, la dependienta de la tienda de artesanía, el botones del hotel o el taxista que recoge al turista en el aeropuerto y ameniza su traslado con una primera visita virtual por todo aquello que le espera en la ciudad. Millones de imágenes que muestren, en vista de la calidad que hoy tienen los teléfonos móviles, una Sevilla 4K-UHD, en alta definición.

Seguro que le ha pasado: ver una foto de un destino, conocido o no, y sentir unas ganas contagiosas de viajar. En este confinamiento ni contar cuántas veces ha podido ocurrir. Hay agentes con buena vista como los de Triana Viajes que, tras 90 días trasladándonos en Twitter a los mejores rincones del mundo, nos han conducido hasta la meta final: su oficina, donde Antonio Távora no pierde la esperanza de haber fidelizado al cliente o captado al que aún no lo era.

Psicología y turismo son un poderoso binomio. ¿Por qué viajamos? ¿Qué buscamos con los viajes? Es algo que los profesionales del sector tienen más que estudiado y todo aquel que se precie sabe que comprender al turista es su mejor herramienta de trabajo. Y, en estos tiempos de globalización y confinamiento, las redes sociales han sido un gran instrumento para investigar y acumular los conocimientos suficientes para reinventar una ciudad capaz de generar, más bien seguir generando, necesidades psicológicas.

Estoy convencida de que habrá muchos que lo han hecho y el trabajo realizado en las últimas semanas por los que han participado en el Plan 8 recogerá en unos días propuestas, reales, válidas y que se pondrán en marcha en breve. La Sevilla turística tiene margen de crecimiento, hay un porcentaje elevado de ciudad por explotar en este sentido. Y hay un escaparte muy grande, que son las redes sociales, donde también el sevillano, cualquiera, puede contribuir enseñando una ciudad única. Hay muchos enamorados de su ciudad convencidos de que no hay otra que empate con ella. Y mientras llegan los primeros aviones y trenes AVE, el turista sevillano puede encender el motor de una industria que, se ha demostrado, da de comer directa o indierectamente toda la ciudad. Un selfie en cualquier rincón que impacte y un compartir ayudaría mucho.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios