PASA LA VIDA

Soluciones para ocupar tanta Sevilla en desuso

LOS extremos se tocan. Y se necesitan. Sevilla tiene en desuso edificios de oficinas, antiguas fábricas (Artillería), mercados (Puerta de la Carne), promociones de viviendas, cuarteles, iglesias (Santa Lucía), parques industriales (Arte Sacro), los pabellones más grandes de la Expo'92 (Navegación y Futuro), almacenes (Vilima), presuntos museos (Monsalves) y, para colmo, al largo etcétera se le suma el rutilante espacio de producción cultural construido por la SGAE en la Cartuja, que tiene todas las trazas de ser culminado para convertirlo en el Monumento al Desuso. La crisis agudiza en Sevilla el horror vacui y sólo los grafiteros se empecinan en ocupar superficies.

En esas cuitas estamos cuando la Asociación La Matraka, representativa del ambiente de cultura alternativa que palpita en la Alameda, ofrece un curso de formación en Ocupación legal de espacios en desuso. Estrategias para una reactivación ciudadana de entornos urbanos. Lo imparten desde el próximo martes el arquitecto Santiago Cirugeda y el abogado Juan Luis Pérez-Marín. Cuentan con la colaboración del Cicus (Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla). Tal como está el panorama, más ruinoso que el descubierto por el poeta Rodrigo Caro en Itálica, al curso van a tener que apuntarse desde los jóvenes con vocación de okupa hasta los miembros del Foro Gaesco, desde los directivos de la Gerencia de Urbanismo a las cooperativas culturales, desde los emprendedores sociales a los mandos de Agesa, las asociaciones vecinales, las consultoras que ponen en órbita centros comerciales o las fundaciones de bancos y cajas. Eso sería Aula de la Experiencia... y de la Convivencia.

De perdidos al río, es hora de que la ortodoxia biempensante y formalísima se atreva a experimentar de la mano de un heterodoxo como el sevillano Cirugeda, especializado por toda España en aprovechar los vacíos legales en favor de la comunidad para probar sus recetas urbanas. Y de vacíos estamos llenos, instalados en el fracaso como resultado de la aplicación de las mismas recetas de siempre.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios