Manuel Enrique Figueroa

Catedrático de Ecología

La Universidad de Sevilla, un año después

Las facultades y escuelas, con sus equipos, respondieron rápido y bien a la pandemia

En el mes de mayo escribí sobre la respuesta de la Universidad de Sevilla a la pandemia generada por la Covid-19. La Universidad de Sevilla ha constituido un nuevo Equipo de Gobierno con su Rector Magnífico D. Miguel Ángel Castro, habiendo en el actual equipo miembros que formaron parte del anterior. Dicho Equipo supo afrontar el inesperado escenario de la sindemia, llevando a cabo un trabajo generoso en tiempo y esfuerzo, que facilitó las herramientas y los modos de hacer precisos para la respuesta de la universidad. La resiliencia demostrada por la institución, como sistema complejo adaptativo, quedó patente. Para que una estructura humana diversificada responda de forma conjunta ante la adversidad, por oscura que sea, precisa de dos elementos: una dirección eficaz con ideas claras y un colectivo altamente generoso y solidario. Ambas cosas se dan en la Universidad de Sevilla. Las facultades y escuelas, con sus equipos, respondieron rápido y bien. Los departamentos, con sus responsables, demostraron una capacidad de acción destacable. Y detrás de todo ello hay personas, personal docente e investigador, personal de administración y servicios y alumnos, un conjunto de personas que entendió que la respuesta global era imprescindible. Y así llegamos al final del curso pasado. Se evaluó a los estudiantes y se inició la preparación del curso académico siguiente. No quiero pasar por alto la investigación. Se acaba de publicar un conocido ranking de investigadores y la Universidad de Sevilla sigue siendo una referencia. Ha sido posible porque los investigadores no han dejado de hacer lo que hacen muy bien, los servicios relacionados con la investigación han seguido prestando su eficaz ayuda, y el Equipo de Gobierno creyendo en los investigadores. Sería largo explicitar la labor de cada servicio de la Universidad de Sevilla. Es injusto que no se cite a cada uno, pero todas personas que los integran nunca han buscado nada más que el trabajo bien hecho. Gracias a todos como miembro de la Universidad de Sevilla. Tampoco quiero olvidar a los alumnos, viviendo tiempos confusos, alguno sufriendo carencias económicas y sociales por la sindemia generada por la Covid-19. Considero que la respuesta de la Universidad de Sevilla como colectivo, y la de cada uno de sus miembros en particular hacia ellos, ha sido de una gran generosidad y comprensión. En septiembre se inició el nuevo curso. Los escenarios eran inciertos y la universidad supo tener escenarios alternativos. El nuevo Equipo de Gobierno ha tomado las riendas. Estamos a mitad del curso 2020-21, ha habido clases y exámenes, y se inicia el segundo semestre con capacidad de reacción ante cualquier contingencia. La sociedad necesita una universidad fuerte, capaz, innovadora, que no pierda el tono ante la adversidad. La Universidad de Sevilla sigue siendo motor de conocimiento y con ello palanca de las transformaciones que la sociedad necesita.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios