VÍDEO Un migrante cruza por primera vez la valla de Melilla volando en parapente

La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Vacunación obligatoria

La vacunación de los trabajadores de las residencias de ancianos debería ser obligatoria

La Junta de Andalucía y otras comunidades -Galicia, Murcia, País Vasco o Canarias- han solicitado que sea obligatoria la vacunación del personal sanitario y los trabajadores de las residencias. Una medida necesaria, pese a la desconcertante decisión del Constitucional de suspender una ley aprobada por el Parlamento gallego que recogía esta posibilidad, porque, como expresó el presidente de la Xunta, "en determinados supuestos en los que el trabajo de una persona tiene relación directa con personas vulnerables, con enfermos, debería prevalecer la salud pública general ante el hecho individual de la decisión o no de vacunarse". Una opinión que, según Federico de Montalvo, presidente del Comité de Bioética de España, coincide con la del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que "avala la vacunación obligatoria en una situación epidémica como la actual, ya que el beneficio para la población compensa la intrusión en el cuerpo de los ciudadanos que supone inocularles un fármaco, con los riesgos (mínimos) que esto conlleva".

Con razón la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores ha pedido a la Junta y al Gobierno de España la vacunación obligatoria de todos los trabajadores de las residencias, de los que el 2,7% (1.009 personas) "no se han vacunado por voluntad propia y los que no lo han hecho tienen que ser conscientes de que trabajan en un sector en el que hay que anteponer la salud de los residentes a una libertad individual que nosotros defendemos, pero que no puede estar por encima del bienestar de nuestros mayores". Informa FOAM que a principios de agosto 45 residencias de mayores andaluzas han registrado algún positivo, cuando el mes anterior solo fueron cuatro; que un total de 110 residencias han notificado algún trabajador positivo, 93 más respecto a julio; y que el número de residentes contagiados ha ascendido a 422 y el de trabajadores a 206, lo que supone 412 y 182 casos más que en julio.

Teniendo presente la terrible mortandad en las residencias de ancianos desde el inicio de la pandemia -29.757 muertes- y ante la evidencia de la efectividad de la vacunación, sorprende que Fernando Simón no considere necesaria su obligatoriedad para ningún colectivo, afirmando que "imponer obligaciones cuando no son necesarias no es un buen paso". ¿De verdad se cree desde Sanidad que en las residencias de ancianos pueden trabajar personas no vacunadas?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios