Puntos de vista

Fernando Rodríguez Villalobos

Presidente de la Diputación Provincial de Sevilla

Una apuesta win-win

Fernando Rodríguez Villalobos. Fernando Rodríguez Villalobos.

Fernando Rodríguez Villalobos.

Después de que el pasado Día de Andalucía se cumpliesen veinte años del primer número de Diario de Sevilla, es buena manera de celebrar esa efemérides haciendo acopio de opiniones, retrospectivas y visiones de futuro, desde la forma en que lo plantea este número especial.

Una publicación en la que, como no podía ser de otra manera, la provincia de Sevilla debe tener su espacio y relevancia, como parte indisoluble de un futuro compartido con la gran ciudad y el ilusionante proyecto que hoy es Sevilla capital.

Porque en todos los ámbitos, social, económico, cultural o deportivo, la complementariedad de la urbe con su entorno más cercano y con sus territorios más alejados debe traducirse en un proceso win-win para ambas partes, en la que el beneficio sea mutuo, compartido e incluyente.

De aquel 28 de febrero de 1999 a hoy, la ciudad de Sevilla ha experimentado una nueva transformación, después de aquella que significó la celebración de la Exposición Universal de 1992.

En estas dos décadas, la piel sensible de la capital se ha tornado más moderna y europea, a lo que se ha sumado el posicionamiento sin precedentes que viene experimentando la urbe en los últimos cuatro años con eventos de primerísimo orden y un interés turístico inusitado. Y todo, cómo no, sin olvidar la parte social e incluyente del proyecto.

Y en la provincia, los veinte años que ha reflejado Diario de Sevilla en sus páginas han traído una primera etapa de boom económico; una posterior con la caída de la crisis, solventada a base de tesón, austeridad e imaginación; y este último tramo donde los ayuntamientos se han rehecho y apuestan en firme por servicios de calidad para su gente, acompañados de una apuesta firme por la igualdad y la inclusión digital de todos los rincones del territorio.

Y bien, con esas dos instantáneas, con esa foto finish que hoy nos deja una ciudad en plena efervescencia y una provincia que se incorpora con paso firme a las últimas tendencias globales en materia de desarrollo económico y que sigue en vanguardia en coberturas sociales, el futuro se muestra alentador.

"El futuro pasa por un diálogo permanente, sostenido y abierto entre la capital y la provincia"

Por tanto, la mirada de los próximos 20 años que están por venir tiene que ser, de entrada, optimista, y basar ese optimismo en la relación que establezcamos entre los proyectos de la capital y las iniciativas que están encima de la mesa de los pueblos sevillanos. O en otras palabras, las dos próximas décadas serán mucho más provechosas, en términos económicos y sociales, si somos capaces de generar estrategias conjuntas, sinérgicas, para que Sevilla y su provincia se complementen y ambas salgan reforzadas en aquello que las hace singulares, diferentes, únicas y atractivas.

En turismo, por ejemplo, la complementariedad de la provincia a la monumentalidad de Sevilla nos está llevando a crecimientos sostenidos de visitantes a todo el territorio en ese ámbito. En agroalimentación, el buen nombre de la cocina que llena los restaurantes en la capital y en los pueblos está basado en una producción de primera calidad, exigente y con avales para seguir conquistando paladares. O el sector aeronáutico está consiguiendo, desde Aerópolis en La Rinconada, que el sur de Europa tenga voz propia en la aviación del futuro.

Son sumas de la capital y la provincia en distintos sectores y apartados, que, cuando se juntan, tienen un efecto multiplicador.

Como lo tiene también la firme apuesta que la Diputación viene haciendo en tecnologías de la información, donde aparecemos como la segunda corporación intermunicipal española en implantación de la Sociedad Digital.

En definitiva, el futuro pasa por un diálogo permanente, sostenido y abierto entre la capital y la provincia, para que las fortalezas de uno sean oportunidades para el otro y viveceversa. Y en eso, el gobierno de la ciudad tendrá siempre la apertura de miras del equipo que gestiona la Diputación.

Porque, en esa apuesta win-win de la capital y de la provincia, los verdaderos ganadores van a ser siempre los vecinos y vecinas de los 106 municipios de esta tierra.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios