La ventana

Luis Carlos Peris

La carrera de insultos ya tiene líder

ESTÁ claro como el agua clara que en este tiempo de convulsiones y de inestabilidad terribles la desesperación mueve montañas a la vez que el concurso de zafiedades no alcanza su techo. Viene a colación por ese grito que puede hacer metástasis y que a todos nos ha encogido el alma. "¡A ver si se te muere una hija!" ya ha entrado de pleno derecho en la más abyecta antología de insultos conocida. Aun considerando el estado de desesperación del trabajador ante la inminencia del amenazador ERE que pueda mandarle a la calle, ese grito es una puñalada tan hiriente para el destinatario como para el ciudadano que sólo pasaba por allí. No entro en la sostenibilidad de esa empresa municipal llamada Mercasevilla y que hay que ver el jugo que está dando en el fétido capítulo de la corrupción local, pero hay que ver la guasa del grito, con qué malísima leche hay que soltarlo por esa boquita.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios