La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Para cuento de terror, la realidad

Santa María la Blanca en una tarde lluviosa: sobrecoge la soledad y los cierres echados de bares y comercios

Trump? ¿Los ataques islamistas en París, Niza y Viena? ¿La pandemia y su cortejo de enfermedad, muerte y crisis? ¿PSOE-UP-ERC urdiendo que el castellano deje de ser lengua vehicular en toda España desde el siniestro grupo de trabajo de la Comisión de Educación del Congreso que también intenta cargarse la educación concertada? Tiempos tan recios hacen que lo que no se refiera a estas malas noticias parezca frívolo. Sin embargo, hay que procurar no reducir el vivir a sobrevivir. No es fácil. El peor Gobierno posible en el peor momento posible y la evidente insuficiencia de la fragmentación autonómica para hacer frente a la pandemia ponen difícil vivir y, si seguimos así, para muchos hasta sobrevivir.

Me gustaría escribir sobre la publicación de El fantasma y la señora Muir (Impedimenta) de R. A. Dick (seudónimo Josephine Aimee Campbell, 1898-1979) inspiró la inagotablemente emocionante película de Mankiewicz del mismo título. O también sobre la antología El parásito y otros cuentos de terror de Conan Doyle que ha editado Valdemar.

La evasión inteligente es en estos tiempos más necesaria que nunca. "Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente" dijo La Rochefoucauld. Pero la realidad está ahí, sacándole la lengua a cuanto hace amable la vida. Paseo por una Santa María la Blanca llovida en un anochecer anticipado por un cielo gris y me sobrecoge el silencio, la soledad y los cierres de bares y comercios. Pongo la tele y oigo al epidemiólogo Pedro Arcos: "Lamentablemente no hay otra solución que el confinamiento domiciliario… No es una opción plantear otras medidas que no han funcionado… Podríamos correr el riesgo de esperar más, pero no sé si eso es razonable en términos de mortalidad y de impacto sobre el sistema sanitario... Donde las cosas se hacen precozmente, funcionan mejor. Esta decisión tiene un componente político, económico y social, pero no tenemos margen de maniobra para esperar una o dos semanas". Carmen Calvo, que a sus talentos debe sumar el de inmunóloga, no está de acuerdo y dice que "no adelantemos fases". Mientras tanto Sevilla supera la tasa de riesgo máximo y Andalucía marca la tercera mayor cifra de muertes en la segunda ola. Por desgracia nuestras realidades no son esos libros sobre los que me gustaría escribir sino El fantasma y la señora Calvo o El parásito de la Moncloa y otros cuentos de terror.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios