La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Cuando el día acaba a plena luz del sol

Dolorosa visión de Sevilla todavía con luz solar. El adelantamiento del cierre de los bares hace que la sensación de día después que llevamos sintiendo desde hace meses llegue antes. Eso de que a las seis de la tarde sea imposible tomar café en esta ciudad nuestra es motivo más que fundado para una depresión de no te menees. Y son muchos los que opinan que por qué son así las cosas, por qué se adopta la medida de muerto el perro se acaba la rabia. Y es que quizá, posiblemente, no sé, podría arbitrarse algo menos cruento. Por ejemplo, que la norma de mascarillas y distancia se cumpla a rajatabla a fin de que no paguen justos por pecadores. Doctores debe tener la cosa, pero ya no es sólo por la ruina inevitable que bien podría evitarse de la hostelería, sino por la posibilidad de que se impida unas depresiones en cascada por terminar la jornada a plena luz del sol.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios