La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Cuando el feminismo sea historia

Llegará un día en que el feminismo sea memoria de una lucha ganada porque lo normal sea la igualdad

Algún día no será necesario ser feminista, bastará ser normal. El feminismo es una etapa histórica aún no clausurada que corresponde a la lucha por los derechos de las mujeres. O mejor: por la igualdad. Porque no hay distinción entre derechos de mujeres y de hombres si hay igualdad. Cuando esta etapa se supere y el feminismo histórico haya cumplido su función lo normal, es decir lo habitual que sirve de norma, será la igualdad absoluta entre hombres y mujeres, la extinción del machismo, el maltrato y los asesinatos de mujeres. Persistirán estas lacras, porque el ser humano es el que es, pero serán tan minoritarias y marginales como hoy lo puedan ser en las sociedades democráticas desarrolladas el crimen y otras patologías sociales como el racismo o el clasismo.

Este mundo nunca será un paraíso. Pero llegará un momento en que no entre en cabeza humana, salvo en las cerradas de unas pocas malas bestias, que las mujeres sean inferiores a los hombres, que las retribuciones salariales sean diferentes, que no haya el mismo número de mujeres que de hombres -en función de sus capacidades- en puestos directivos o de gobierno, que se considere pasión el maltrato o incluso el asesinato. A la mayoría esto le resultará tan lejano y repulsivo como hoy a la mayoría se lo resulta la discriminación por origen social o raza.

Mi madre no podía abrir una cuenta corriente sin la firma de mi padre. La generación siguiente de mujeres convivió en su infancia y juventud con esto y lo superó. A mi nieta la situación de la mujer en tiempos de su bisabuela, y en parte aún en los de su abuela y su madre, porque no todo está conseguido, le parecerá algo tan lejano y escandaloso como hoy lo parece que otras formas de negar derechos y libertades estuvieran normalizadas y legalizadas. A los machistas supervivientes les resultará entonces tan vergonzoso manifestarse en público como hoy se lo resulta a los clasistas y a los racistas que no hace tanto tiempo alardeaban de sus "ideas".

Por eso llegará un día en que el feminismo será la memoria de una lucha ganada y la inmensa mayoría vivirá la igualdad como normalidad. Eso sí, sin bajar nunca la guardia. Ni personal ni colectivamente. Los monstruos pueden volver. Cuando rodaba Amarcord, Fellini dijo que el fascismo histórico estaba derrotado hacía muchos años y lo que había que vigilar era "el fascismo dentro de nosotros". Pues lo mismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios